jueves, 27 de agosto de 2015

HAPPY BOYS

Cartón lleno. Sport Boys sorprende a propios y extraños en el inicio de la temporada liguera. Ganó los tres partidos que disputó de visitante en el lapso de quince días, tiene el puntaje perfecto luego de cuatro fechas, está invicto y es el único líder del Torneo Apertura.
Anoche venció a Nacional Potosí (3-1) en la Villa Imperial, antes había dado el batacazo derrotando a Bolívar en la Paz y luego a San José en Oruro. Todo esto, tras ganarle a Petrolero del Chaco en Warnes.
En Potosí, tuvo en el argentino Marcos Ovejero al artífice del triunfo. El atacante, que ya le había dado la victoria en Oruro (1-0), convirtió tres goles para dar vuelta un marcador que le era adverso.
Frente a Bolívar también se vio obligado a luchar contra la adversidad porque estuvo abajo en el marcador y con un jugador menos por la expulsión de Cuéllar, y supo salir adelante (3-2).
La fe y la convicción y un planteamiento atinado empiezan a mostrarse como las principales fortalezas de un equipo que quiere cambiar su historia en los torneos de la Liga, disfrutando arriba en lugar de sufrir abajo en la tabla.
El equipo del argentino Carlos "Gato" Leeb puso fin a ciertas teorías de la aclimatación en la altura. La Paz fue su base de operaciones durante dos semanas. A un par de días de haber llegado, le ganó a Bolívar generando sorpresa. 
Ante San José no se le daba mucho crédito porque, según los expertos, a la semana de la aclimatación es cuando uno peor se siente. Sin embargo, volvió a ganar, provocando incredulidad. 
Frente a Nacional se pensaba que ya no le daría el físico por el desgaste, y venció, causando admiración, con una remontada en la segunda parte.
Fe, convicción, estrategia, de todo un poco para esta proeza, tratandose de un equipo cruceño. También tendrá que ver algo el aspecto sicológico, el sacarse de la cabeza el temor a la altura, al haberle perdido el miedo entrenando varios días con deuda de oxígeno y saber que todo es pasajero.
Se acabó el primer capítulo. Ahora viene el segundo, el jugar en casa con la obligación de no estropear todo lo bueno hecho hasta la fecha. La primera prueba será dura, nada menos que ante Oriente.
Mientras tanto, a disfrutar el momento.

viernes, 21 de agosto de 2015

LOS PERGAMINOS DE PORTUGAL

El entrenador español Miguel Ángel Portugal es ó podría ser el nuevo entrenador de la selección boliviana de fútbol. Así de raro. Para algunos dirigentes es un hecho que dirigirá al equipo nacional, para otros aún está en veremos.
La situación es más o menos así: Marco Ortega, presidente de la Liga y presidente interino de la Federación Boliviana de Fútbol, dice que Portugal "viene a charlar"; Walter Zuleta, tesorero de la FBF, indica que el español está contratado; Erwin Peredo, presidente de la comisión de selecciones, quien no es tenido en cuenta en la toma de decisiones, considera que Mauricio Soria debería continuar en el cargo.
Portugal es un español que nació hace 59 años en Quintanilla de la Viñas, Burgos, y dos décadas atrás empezó a trabajar como entrenador, tras una carrera como futbolista que incluye al Real Madrid (1979-1983).

En su página de internet l currículum que presenta el siguiente currículum: Mejor entrenador de 2ª “B” de la comunidad de Madrid temporada 97/98. Mejor técnico deportivo en la Gala provincial del Deporte Burgalés 1998. Diploma de nominación como Técnico mas destacado en la Gala Regional del Deporte Castilla y Leon 1999. Mejor entrenador en la Gala provincial del Deporte Burgalés 2006.Semifinalista de la Copa del Rey Temporada 2009/10 con el Real Racing Club de Santander. Como secretario técnico (del Real Madrid): Una Liga ( 2008) y una Supercopa (2008).
Su único logro como director técnico fue la conquista del Torneo Clausura 2012/2013 conseguido con Bolívar de La Paz.
Fue despedido de la academia paceña por haber perdido el título del Apertura 2013/2014 al caer con Nacional Potosí en la última fecha y posibilitar la consagración de The Strongest, tras haber liderado el certamen durante varias jornadas.
En su momento, el vicepresidente del club, Percy Luza, reconoció que el directorio de la entidad celeste no tenía una relación " fluida" con Portugal.
A Bolívar lo dirigió 44 partidos, logrando 29 triunfos, 6 empates y 9 derrotas. Sumó 93 puntos sobre 132 posibles.
El último equipo del español fue el Atlético Paranaense, al que dirigió, de enero a mayo de 2014, en trece partidos, con cinco victorias, dos empates y seis derrotas.
Una trayectoria que no justifica su elección, tomando en cuenta que hay entrenadores nacionales (dejando de lado otros extranjeros por falta de recursos) que merecen una oportunidad, en caso que no continúe Mauricio Soria, que aún tiene contrato vigente.

CUATRO DE COPAS

La Copa Sudamericana versión 2015 fue un nuevo fracaso para el fútbol boliviano que acumula sinsabores a granel.
La billetera gorda de Bolívar, el siempre exagerado optimismo de Oriente Petrolero, la pobreza franciscana de Real Potosí y las limitaciones de Aurora, sucumbieron ante equipos uruguayos y paraguayo de escasa jerarquía.

Bolívar no pudo con Defensor Sporting, que hizo la diferencia en Montevideo (3-0) y aguantó en La Paz con la premisa de que le convirtieran menos de esa cantidad para lograr el pase. Ni le interesó atacar. Esperó, sufrió, pero logró su objetivo (0-2) porque los paceños no tienen la contundencia que se necesita para aprovechar las ventajas que le otorga su localía.
Oriente fue superado por un histórico Nacional uruguayo que hoy es un equipo común y silvestre. Los albiverdes no hicieron pie en Santa Cruz y pagaron precio a su inestabilidad futbolística. Fueron goleados en casa (0-3) e igualaron en Uruguay (0-0) en un partido de mero compromiso .
Real Potosí tampoco pudo ante el desconocido Atlético Juventud de La Piedras, que utilizó la estrategia similar a la de Defensor, tras conseguir una ventaja importante de local (4-1), para perder por poco en la Villa Imperial (0-2) y avanzar. La debilidad potosina impidió el gol de la clasificación pese a que el rival jugó todo el complemento con diez jugadores.
Aurora se encontró con sus compromisos de Copa en el peor momento, disputando sus torneos de segunda categoría con la esperanza de volver a primera división. Fue presa fácil del Sportivo Luqueño de Paraguay, que le ganó 1-2 en Cochabamba y 5-1 en Asunción del Paraguay.
Los cuatro fracasaron a su modo. Acabaron siendo como el Cuatro de Copas de la baraja con la que se juega al truco y se lee el tarot.
Ah, el Cuatro de Copas en el truco es la carta que no vale nada, y cuando te toca en la lectura del tarot, vaya casualidad, significa que debes trazar "nuevas metas y busca nuevos caminos para alcanzarlas. Ahora es el momento de tomar riesgos ya que el precio del fracaso es mucho menor que el costo de no buscar el éxito".
A tenerlo en cuenta.

martes, 21 de julio de 2015

FÚTBOL COMPLICADO


El fútbol boliviano es único. Le encanta copiar cosas de afuera para una supuesta "modernización" que no lo beneficia en nada, pero no imita otras elementales, como la organización de campeonatos de sus juveniles, que son claves mirando a futuro.
La Liga del Fútbol Profesional Boliviano está a punto de poner en marcha el campeonato de la temporada próxima, basado en su calendario que arranca a mitad de año en lugar de hacerlo al principio, como ocurría antes.
La Liga modificó su formato de competencia unos torneos atrás sin una razón valedera, distribuyendo premios a diestra y siniestra, y creando una confusión a la hora de entender qué equipo juega qué torneo y en qué año le toca.
Antes, por ejemplo, el campeón de la temporada 2014 disputaba la Copa Libertadores 2015, y el resto de los que lograron premios participaban en las competencias a disputarse en el resto del año.
Hoy, los campeonatos Apertura y Clausura de la temporada 2015-16 otorgarán los siete premios en disputa (tres a la Copa  Libertadores de América y cuatro a la Sudamericana) para la gestión 2017.
Los premios de 2016 se los repartió en la temporada 2014-15, en el torneo Adecuación: Bolívar, The Strongest y Oriente a la Copa Libertadores; Bolívar, Wilstermann, Blooming y Real , a la Sudamericana.
Venezuela había adoptado el mismo formato, de agosto a mayo, sin embargo decidió cambiarlo, y volverá al anterior, que arranca en enero. Para ello disputará un torneo Adeacuación.
¿Cuál es el beneficio que recibe el fútbol boliviano al disputar sus torneos con el calendario europeo? No existe un motivo que valga la pena.
En fin. Mientras tanto, todo sigue igual, y mal.

martes, 3 de marzo de 2015

ABANDONOS, ASCENSOS Y LICENCIAS

518850Sport Boys está contra las cuerdas. Sus dirigentes están a punto de tirar la toalla porque no cuentan con el respaldo económico suficiente para continuar participando en el campeonato de la Liga del Fútbol Profesional.
El equipo de Warnes está como esos boxeadores que reciben una seguidilla de golpes que no lo dejan reaccionar, sufriendo derrotas a granel y acumulando deudas que convierten su permanencia en el fútbol profesional en un vía crucis.
Víctima de gestiones poco serias, está en una especie de callejón sin salida y con una alternativa que no le dio buenos resultados, que otro dirigente político se haga cargo de su destino.
Sport Boys no sería el primer equipo que abandone la Liga, ya hubo otros casos, aunque con matices diferentes.
El primero en abandonar fue Bata de Cochabamba. Club fundador de la Liga, que tras participar en los torneo 1977, 78 y 79, solicitó licencia indefinida en 1980. Nunca más retornó al fútbol liguero.
En 1987 se produjo uno de los hechos más vergonzosos con Municipal de Potosí. Este equipo fue obligado a dejar la Liga porque en algunos partidos presentó sólo 7 jugadores para evitar el walk over.
Luego está el caso de Petrolero de Cochabamba, que solicitó licencia en 1988, regresó en 1991 y en 1993 sólo jugó los 8 partidos de la primera fase del primer torneo y abandonó el campeonato. Nunca más volvió a la Liga.
En 1988 se da otro hecho curioso, Enrique Happ renunció al ascenso que le correspondía para ocupar el lugar del descendido Aurora, y prefirió seguir compitiendo en la Asociación de Cochabamba.
La Liga queda con 12 equipos ante la negativa de Happ y la licencia de Petrolero, sin embargo, pronto los dirigentes decidirían a ascender equipos a dedo a varios equipos y aumentaron el número de participantes.
En 1984 incorporan a Ciclón de Tarija, en 1989 suben a San Pedro de Cochabamba para cubrir las vacancias dejadas por Petrolero y Happ, en 1990 deciden el polémico ascenso del cochabambino Orcobol, sin mérito alguno; y en 1992 invitan a Universitario de Potosí y Real Beni a participar en la Liga con al idea de democratizar el fútbol y hacer un campeonato más nacional.
Después, la Liga decidió reducir el número de equipo, por eso hoy sólo participan doce. Cosas de nuestro fútbol.

martes, 13 de enero de 2015

Adiós, Cata

Cata-Roque-847x350El fútbol perdió a Walter “Cata” Roque, un hombre que le dedicó su vida y toda su sapiencia con pasión y humildad.
Cata murió hace un par de semanas en Venezuela, su tierra adoptiva, donde se afincó por mucho tiempo tras dejar su Uruguay natal.
Vivió en Bolivia casi una década, antes regresar a Venezuela. Acá hizo mucho pero se lo valoró poco.
Realizó una campaña espectacular con Oriente Petrolero en la Copa Libertadores de América, en 1988, dejando afuera a Bolívar, a Olimpia y Cerro Porteño de Paraguay y Colo Colo de Chile.
Sacó campeón boliviano a San José de Oruro por primera vez, en 1995, rompiendo la hegemonía de los equipos grandes en el fútbol nacional.
Después de la proeza con el “santo” orureño, consiguió el retorno de Blooming a la Liga, al lograr el ascenso en 1996.
Dio una mano cuando se lo pidieron los dirigentes y dirigió a la selección boliviana de mayores y juveniles, sacándolos de aprietos.
Fue un señor entrenador y una gran persona, de carácter fuerte. Un hombre de fútbol que dejaba enseñanzas en cada charla llena de ricas anécdotas.
Tenía mucho para contar: Jugó en la selección uruguaya (campeón sudamericano en 1956), militó en el Atlanta argentino de Osvaldo Zubeldía, los primos Mario y Timoteo Griguol, del Loco Gatti y el goleador Artime; dirigió el famoso Peñarol; jugó en Colombia, entrenó a montón de equipos en Venezuela y Bolivia; entrenó a Venezuela, pasó por la selección boliviana e integró el cuerpo técnico del seleccionado charrúa.
Exigente al máximo. “Que te perdone tu madre porque yo no te perdono”, le respondió a un jugador cuando este fue pedirle disculpas por un error que provocó un gol en contra y la derrota de su equipo.
Respetuoso de los rivales. “Los partidos hay que jugarlos”, señalaba una y otra vez en la previa de los encuentros.
Ocurrente. “Esa pelota parece que tiene un conejo adentro”, decía cuando, en un partido, la pelota iba de un lado a otro, rebotando, sin que nadie se apiade de ella.
Cata, un hombre de fútbol, pero sobre todo un gran tipo. Hasta siempre, maestro.

lunes, 24 de noviembre de 2014

FELICIDAD SE ESCRIBE CON FE

Celebra-PabloSalinas-cruceno-Oriente-Petrolero_LRZIMA20141124_0012_11Blooming le ganó el clásico cruceño a Oriente Petrolero de una manera dramática y puso fin a una pesadilla que le duró poco más de tres años, en un final emocionante que quedará registrado en la historia de estos encuentros.
La Academia se sacó de encima esa pesada carga de no poder ganarle a su rival de toda la vida de la manera que más se disfrutan los triunfos y más se sufren derrotas, remontando un resultando y sellando la victoria en los descuentos.
Bastaba ver la reacción de los celestes en las tribunas para darse cuenta de lo que representan estos duelos y lo que significaba para ellos estar tanto tiempo para gritarles en la cara a sus archirrivales el sabor del triunfo.
Era una herida abierta que parecía no sanar nunca, mucho más después de ese terrible primer tiempo que jugó Blooming, de los peores de mucho tiempo a esta parte, y en el que estuvo expuesto a que Oriente Petrolero definiera el partido sin dejarle la mínima posibilidad de cambiar la historia.
Mojica aplicaba una vez más la ley del ex y le echaba sal a la herida con su sapiencia y fortuna futbolera. Explotaba la media cancha y ponía en evidencia su apetencia goleadora.
Blooming era víctima de la jerarquía de Mojica, pero también de la mala actuación de Gutiérrez, Marrone y Torrico en el mediocampo, y los errores de Hurtado y Tordoya en la zaga. No hizo pie en el primer tiempo y lo pagó caro.
Pero el fútbol tiene esas cosas que a veces resultan difícil de explicar. El entretiempo los cambió a los dos equipos. A Blooming para bien y a Oriente para mal.
Blooming se llenó de fe y Oriente de inercia. Y, como para dar crédito a la sentencia religiosa, la fe movió la montaña. Joselito Vaca fue Lázaro, pero no resucitó el solo, revivió a su equipo. De su mano, Blooming hizo posible el milagro.
Joselito empujó a su equipo y arrastró a Marrone, a Almirón, a Hurtado, a Morales Salinas, a Pereyra y a Salinas, el artífice de la levantada a punta de goles.
Si Villegas prefirió especular con el resultado a favor, Mauricio Soria se las jugó con cambios que denunciaban su intención de ganar y su fe en el triunfo, con modificaciones tácticas y cambios claves, como el de Minadevino, en el momento preciso.
Minadevino fue el complemento ideal para Joselito en el tramo clave del partido y acabó siendo el héroe con una definición precisa y fría en un momento caliente.
Blooming acabó con su mala racha ganando un partido que marca por la forma en que lo consiguió. Se tuvo fe y lo logró.

EL FIN DE LA ALEGRÍA

Oriente Petrolero perdió la madre de las batallas, el partido que debía ganar, nada menos que el clásico, con todo lo que representa este duelo para los cruceños.
Cayó ante Blooming en este encuentro tan especial y llenó de signos de interrogación su recta final en el torneo, en el que lucha por quedarse con el título.
Oriente supo ganar muchas de estas batallas, pero la de ayer, las más importantes de los últimos tiempos quizás, no supo ganarla, y acabó mordiendo el polvo de la derrota.
De puntero pletórico, solitario y gran candidato pasó a ser un líder triste y preocupado que comparte tal condición, aunque con peor diferencia de gol y un partido más que Bolívar, que es quien le disputa la gloria.
Oriente fue de mayor a menor en el partido y pasó, abruptamente, de la alegría inconmensurable a la tristeza sin remedio, presa, en el segundo tiempo, de un inmovilismo que le dio vida a Blooming.
En el primer tiempo abrumó a Blooming sacando provecho del total descontrol celeste en el mediocampo y la zaga, gracias a Mojica, que con inteligencia, jerarquía y, porqué no, fortuna, marcó una diferencia de dos goles que pudo haber sido mayor.
Mojica, que entró en la historia por igualar al argentino Raúl Horacio Baldessari como máximo goleador de los clásicos (17 goles), con una salvedad que engrandece lo suyo, él es volante mientras que “La Bruja” era centro delantero, fue vital durante media hora.
Pero Oriente fue “otro” en el complemento. Se dejó estar, dejó crecer a Blooming, no reaccionó nunca y se vino abajo. Prefirió especular, cuidar la ventaja, que seguir yendo al frente. ¿Una muestra? Villegas incluyó al volante Saucedo por el atacante Estigarribia.
No aguantó el entusiasmo de Blooming y se vio superado anímica y futbolísticamente todo el segundo tiempo, hasta morder el polvo de la derrota, con el peor de los epílogos, un gol sobre el final.
Oriente perdió algo más que tres puntos en el peor momento, se llenó de dudas y pasó de la felicidad a la amargura.