martes, 30 de noviembre de 2010

LA TABLA DEL AÑO

La temporada de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano incluyó tres torneos: Apertura (disputado por series y luego con hexagonales de ganadores y perdedores), Invierno (con partidos de ida y vuelta) y Clausura (todos contra todos), los cuales tomamos en cuenta para hacer una tabla general.
Algunos equipos disputaron más encuentros porque llegaron más lejos en el ex Play Off, esta vez denominado "Invierno".

Tabla de Posiciones

#
Equipos
Pts.
PJ
PG
PE
PP
GF
GC
GD
1
98
53
30
8
15
93
54
+39
2
84
50
25
9
16
84
63
+21
3
71
53
19
14
20
92
86
+6
4
67
48
20
7
21
66
64
+2
5
67
48
20
7
21
77
76
+1
6
67
50
18
13
19
62
68
-6
7
66
46
18
12
16
73
68
+5
8
65
48
19*
11
18
76
72
+4
9
61
46
17
10
19
67
64
+3
10
57
48
16
10
22
49
79
-30
11
53
46
14
11
21
72
79
-6
12
53
46
15
8
23
47
74
-27

Hay cosas que llaman la atención, como la ubicación de Wilstermann. El cuadro aviador tuvo un primer semestre excelenteque no le ayudó demasiado en la tabla de promedios y acabó perdiendo la categoría.
A The Strongest le correspondía el cuarto lugar, pero perdió tres puntos en mesa por incluir un quinto extranjero (el Reglamento exige siete nativos en cancha) en el partido que disputó con Blooming, en Santa Cruz, por el torneo Clausura.

EL DUEÑO DE LA PELOTA

Bolívar terminó segundo, clasificó a la Copa Libertadores de América, pero qué lejos que está de otras formaciones celestes que despertaban admiración y envidia sana en los hinchas de otros equipos. No por nada lleva conquistados quince campeonatos en la Liga del Fútbol Profesional Boliviano.
Hoy se puede decir, sin temor a equivocarnos, que el tiempo pasado fue mejor, ya que este equipo e incluso el del año pasado, no tienen nada que ver con los de otras temporadas, con aquellos que conquistaron la mayor parte de los títulos, plagados de figuras, nacionales y extranjeras.
El Bolívar que vi el domingo, ante Blooming, y en otras ocasiones en este año, no es ni la sombra de aquellos, en cuanto a actitud, mentalidad y capacidad individual.
El pobre presente está estrechamente ligado al plantel, a la jerarquía de sus integrantes, y no tanto a sus entrenadores, que, por general, acaban dirigiendo formaciones que fueron armadas por los dirigentes.
Por eso llama la atención que Néstor Clausen se encuentre en la cuerda floja, si él llegó en plena temporada y no tiene mayor responsabilidad en la conformación del plantel. Es más, tuvo que conformarse con lo que que encontró, que, queda claro, fue muy poco, futbolísticamente hablando.

Sin embargo, no sería novedad que echen a Clausen, si recordamos que el año pasado despidieron a Gustavo Quinteros, a pesar de las buenas campañas, que incluyeron la conquista de la Copa AeroSur, el torneo Apertura y el subcampeonato en el Clausura.
En esta ocasión, Bolívar no logró ninguno de los torneos y quien le arruinó la fiesta en el Clausura, fue Oriente Petrolero, el equipo que dirige... Quinteros. ¡Vaya ironía! El entrenador despedido por "defensivo" terminó ganando uno de los torneos y su equipo fue el que mayor cantidad de puntos sumó en el año.
Queda a la vista que hay alguien que está haciendo las cosas mal, ya sea por exitismo desmedido, sobrevaloración del plantel, mal asesoramiento, desconocimiento del tema, o, de todo un poco.
¿Los dirigentes? A la distancia, por lo que se ve, lee y escucha, pareciera que están todos "dibujados". Y los caprichos, o desatinos, tendrían nombre y apellido. Pero, se sabe, en el fútbol, se trate de un juego de chicos o de grandes ligas, el que manda es el dueño de la pelota, o mejor dicho, en este caso, el dueño de la plata.

* Ilustración de Clarín.

lunes, 29 de noviembre de 2010

LA QUINTA ESTRELLA

Oriente Petrolero se bañó de gloria, obtuvo su quinto título nacional y disfruta como en los viejos tiempos.
Como en el 72 (aunque era el torneo nacional 71), con Ladislao Jiménez, Jorge Campos (Rolando Justiniano), Choco Antelo (hoy presidente del club), Pedrozo y Ángel Báez (Vargas); Jorge Moreno (René Domingo Taritolay) , Maldonado (Pacho Flores) y Luisinho; "Mustang" Méndez (Jesús) , Dedé y Toninho.

Como en el 79, con Heber Hoyos, Montaño, Santiago Rico, Espinoza y Wlliam Arias; Francisco Franco, Taritolay y Erwin Romero; Oscar Ramírez, Estanislao Franco y Toninho.

Como en el 90, con "El Loco" Bernuncio, "Ratón" Monasterio, Brunetto, Rolo Coimbra y Marciano Saldías; Milton Melgar, Rómer Roca, Luis Cristaldo y Celio Alves; Carlos Da Silva, el "Mono" Campos y Modesto "El Camba" Molina.

Como en 2001, con Higa, Hoyos, Arana, Raldes, Claver Méndez; Lunari, Calustro, Ibáñez, Fabio Jiménez, Sucha Suárez y José Alfredo Castillo.
Hoy, es el tiempo del "Gato" Fernández, de Hugo Suárez, Hoyos, de los argentinos Schiapparelli y Caamaño, Luis Gutiérrez, Lorgio Suárez, Nico Suárez, Rea, Terrazas, Argüello, Jasmani Campos, Joselito Vaca, Mauricio Saucedo, Alcides Peña, Fernando Saucedo y los uruguayos Peinado y Ramírez.

* Foto: Oriente 1979.

DALE CAMPEÓN, DALE CAMPEÓN...

¡Oriente campeón! Hizo los deberes mejor que todos en la temporada, luchó hasta el final y acabó dando la vuelta olímpica de visitante, en el estadio Hernando Siles de La Paz, como para que no queden dudas de que estaba preparado para superar cualquier dificultad y obtener la ansiada quinta estrella.
El final feliz tuvo su inicio a principios de año, cuando los dirigentes decidieron no escatimar nada en procura de un grupo ganador. Contrató a un entrenador exitoso como Gustavo Quinteros, incorporó jugadores destacados en otros equipos, como Schiapparelli, y retuvo a Joselito Vaca.
La dirigencia potenció el plantel del año anterior y Quinteros se encargó de moldearlo a su gusto. Recuperó jugadores (Gutiérrez, J. Campos), rodeó bien a sus figuras (el talento de Joselito, Jasmani y Saucedo con el sacrificio de Argüello, Nico Suárez, Rea, etc) e infundió un espíritu ganador, traducido en la confianza para jugar pensando en el triunfo de local y visitante, sin la ansiedad ni el apuro de otras épocas.
En el Apertura estuvo a minutos de ser campeón, por momentos lo fue, se le escapó por muy poco el título, pero no bajó la guardia ni mermó el entusiasmo. Salió a ganar el torneo de Invierno que, paradójicamente, no le daría ningún premio, y lo ganó. Le apuntó al Clausura y acabó adjudicándoselo.
La mística ganadora no tiene precio en el fútbol ni en la vida, Oriente la tuvo y no la perdió nunca, por eso siguió luchando y aprovechó el tropezón y posterior caída de sus rivales en la lucha por el título. Mientras los demás fueron cayendo de a uno, se mantuvo en pie, consciente de que felicidad se escribe con fe.
Por eso fue a Potosí y ganó. Fue a La Paz, con medio título en el bolsillo, y sacó el punto que le evitaría cualquier disgusto, y que le permitiría completar la vuelta olímpica que la había empezado a dar en la Villa Imperial.
El dale campeón, dale campeón... se escuchó hasta la madrugada
. Oriente desterró la tristeza entre sus hinchas, por eso, esta vez, la alegría parece no tener fin.

jueves, 25 de noviembre de 2010

TRAGO AGRIDULCE

El sorteo de la Copa Libertadores de Américas, o Copa Santander Libertadores si adoptamos el nombre del sponsor oficial, deparó similar suerte a los equipos bolivianos que participarán en la versión 52 a disputarse en 2011.
La dificultad siempre está presente para los representativos nacionales en este tipo de torneos a raíz del bajo nivel de nuestro fútbol, y más aún si se tiene en el camino a equipos brasileños, como es el caso en esta ocasión.
Para Wilstermann, campeón del torneo Apertura, será muy complicado por su futuro nada halagüeño y porque tendrá que enfrentar, en el Grupo 6, a Internacional de Porto Alegre, Ecuador 2 (Emelec o Liga) y al ganador del grupo entre Jaguares de Chiapas (México) y Perú 3 (Alianza Lima, Universitario o Juan Aurich).
Oriente Petrolero, tomando en cuenta su chance de ser campeón del torneo Clausura que lo convertiría en Bolivia 2, deberá batallar, en el Grupo 2, con Junior de Barranquilla, con Perú 2 (Universidad San Martín o León de Huanuco) y con el ganador de la serie entre Brasil 6 (podría ser Goias, si sale campeón de la Copa Sudamericana) y Liverpool de Uruguay.

Bolívar (u Oriente) jugaría con Chile 3 (Audax, U de Chile, U. Española y Huachipato disputan el lugar). De pasar, se ubicaría en el Grupo 4, con Caracas FC, Chile 1 (¿Colo Colo, Universidad Católica?), y Argentina 3 (¿Velez, Godoy Cruz?)
.
Esta nueva versión de la Copa Libertadores tiene como novedad el hecho de haber sido tomados en cuenta como cabezas de serie equipos de varias asociaciones que tenían ese privilegio, por ejemplo, Colombia, Perú y Venezuela, además de representantes de Argentina y Brasil. En 2012 serán cabezas de serie Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay.

* Foto de la página de la conmebol.

LA MEDIA VUELTA

Oriente quedó cerca, muy cerca de dar una nueva vuelta olímpica. Se podría decir que está a sólo unos pasos de la meta y con el aliento y las reservas suficientes como para que nadie le amargue la vida a poco de alcanzar la gloria.
Lo de anoche, en Potosí, fue una muestra de esa fortaleza necesaria, que aúna entusiasmo, corazón y fe, para salir adelante en los momentos en que se presentan los obstáculos, naturales y de los otros.
Cuando hay convicción y determinación, por lo general, la batalla está ganada.
Por eso no le afectó el frío ni la altitud, tampoco algún yerro de Iván "El Terrible" Gamboa, y de la mano del siempre optimista e interminable Gato Fernández, consiguió dar vuelta el resultado y obtener un triunfo vital.
El Gato, con la intuición y la serenidad que le dieron los años, hizo la atajada de su vida, aunque dicen que tienen siete, intuyendo el remate desde el punto penal del argentino Ruiz. No sólo tapó el penal sino muchas bocas de hinchas que, injustamente, se la agarraron con él.

Gustavo Quinteros logró en este Oriente lo que había conseguido en Blooming y Bolívar anteriormente, un equipo sólido, convencido de lo que quiere y lo que debe hacer, fuerte de mente y espíritu, de gran corazón.

Cuando parecía que se caía, tras un primer tiempo flojo según crónicas y relatos desde la Villa Imperial, surgió ese qué se yo, llámese amor propio, ojo del tigre, garra, enjundia, o, por último, llámelo como quiera, y reaccionó, pasó por arriba, literalmente, a Real Potosí y se quedó el vital triunfo.
Y Oriente quedó ahí, solito y solo, en la punta, a medio camino del título, con el Cerro Rico como mudo testigo, pensando en el partido del domingo y tarareando el famoso bolero..."entonces yo daré la media vuelta y me iré con el sol cuando muera la tarde ...".

* Foto El Deber.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Y SE HIZO LA LUZ...

La década del 70 fue una época de cambios para el fútbol cruceño, cuyo crecimiento iba casi a la par del desarrollo de la ciudad.
Santa Cruz contaba con un campeón nacional, tras la consagración de Oriente Petrolero en 1971, el surgimiento de valores del semillero era natural e incesante, y su principal escenario, por entonces llamado estadio Willy Bendeck, también reflejaba esos cambios.
A principios de esos años 70 empiezan las remodelaciones, comenzando por una nueva tribuna de Preferencia, la misma que tuvo que ser edificada dos veces porque en 1971 se derrumbó, historia que contaremos en un próximo post.
El afán de mejoría y crecimiento no se detuvo pese a los contratiempos y en septiembre de 1974 se inaugura el sistema de iluminación en el hoy Ramón "Tahuichi" Aguilera, con la instalación con cuatro torres de grandes reflectores, ubicadas en las cuatro esquinas dentro del perímetro donde está la cancha.

Fue la noche del 26 de aquel mes que se hizo la luz, en ocasión del encuentro entre Destroyers y La Bélgica, que ganaron los azucareros por 2 a 1, con goles de Véliz. Descontó el paraguayo Isabelino Sosa.
Los diarios no publican alineaciones del partido, sin embargo, en aquel año, La Bélgica, campeón de la temporada, alineaba habitualmente con el paraguayo Ismael Purificación Benegas, Cardozo, Amarilla (paraguayo), Araúz, José Justiniano, el chaqueño Villegas, Peji Hurtado, Bernal (paraguayo), Saucedo Landa, Flores (paraguayo) y Viruez. Alternaba Véliz.
Destroyers tenía en sus filas a Cortez, Arias, Páez, Justiniano, Erwin Espinoza, Cabrera, Aguirre, Chichi Romero, Isabelino Sosa (paraguayo), Dionisio Amarilla (paraguayo) y Vaca.

martes, 23 de noviembre de 2010

NUNCA ES TRISTE LA VERDAD

¡Qué susceptibles son los hinchas! Están pendientes de lo que dice o escribe el periodista para ponerle una camiseta o emparentarlo con un equipo. Siempre sospechan que tiene un interés oculto. Más aún cuando hay temas candentes y definiciones que se prestan a la polémica como la que se presenta en este final de temporada.
Por ejemplo, ahora que Oriente y Bolívar disputan el título, y con Aurora terciando en la lucha, cualquier opinión o comentario respecto a uno de estos protagonistas puede ser considerado tendencioso o interesado.
Cada hincha defiende su divisa, es lógico, y se muestra sensible por lo que pueda suceder o afectar a su equipo, por eso considera equivocado y parcializado a quien opine diferente a él o elogie algo o a alguien de un club que no es el de su preferencia.

Me ocupo del tema a raíz de una crítica sobre el anterior post que escribí, en el que me refiero al gol (golazo, para mí) de tiro libre de Jasmani Campos, en el encuentro que Oriente Petrolero le ganó a Wilstermann.

Una de las personas que nos lee y a la que hago referencia, a quien de paso le agradezco de verdad por visitar el blog, me critica sutilmente por elogiar a Campos y escribir especialmente sobre dos equipos de Santa Cruz, y además sostiene haberse dado cuenta de quién quiero que se consagre campeón, y me dice que no me haga el analista objetivo en la televisión porque, seguramente, considera que quedó en evidencia el equipo de mi preferencia.

Insisto, comprendo la susceptibilidad del hincha, quizá exageré con el tema del tiro libre, pero aclaro que escribo especialmente sobre Blooming y Oriente porque vivo en esta ciudad, sin embargo, trato de no descuidar temas relacionados con los clubes de interior, de la selección nacional y de temas relacionados con la historia del fútbol boliviano.

En relación al campeón de la temporada, no creo que decir la verdad sobre un hecho puntual, como fue el golazo de Campos, esté necesariamente relacionado con un favoritismo hacia determinado equipo, en este caso, Oriente Petrolero.
Y en cuanto a la objetividad, quiero dejar en claro que, ante todo, trato de ser honesto. No me hago el objetivo pero trato de no ser parcializado, más allá de que el punto de vista es siempre subjetivo.
Como dice Serrat, "nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio". Y yo trato de hacer eso, decir la verdad, en realidad, mi verdad. Aunque a algunos no les guste.

¡RECONTRA CHANFLE!

¡Qué golazo!
Oriente, sus hinchas, sufrían, unos al vivo, ubicados en las tribunas, y otros a lo lejos, desparramados en todos los confines de la ciudad y del departamento, a raíz del baldazo inesperado de Wilstermann.
Hasta que Jasmani Campos frotó la lámpara e hizo aparecer el genio que a veces lo habita para anotar un gol espectacular, ayudar a bajar la tensión y poner en marcha la ilusión que les quita el sueño. Fue el empate transitorio del albiverde que le abrió la puerta a una victoria necesaria, fundamental.
¿Hacía cuánto que no se veía un gol de tiro libre como el que anotó el talentoso pero intermitente Campos? Ufff...! Hace mucho, pero mucho tiempo. Yo, al menos, no recuerdo uno a corto o mediano plazo.

La pelota, impactada casi al pasar por la cara interna del pie izquierdo, tomó el efecto ideal para superar la barrera, dibujando la parábola perfecta hasta meterse el ángulo superior izquierdo del arco defendido por un Daniel Vaca que se mostró impotente.
Habría que remontarse a tiempos más lejanos para encontrar semejanzas. Pensar en Chichi Romero, en Celio Alves, en Taritolay, en el "Cañonero" Roberto Pérez cuando cambiaba la potencia por la sutileza, en Erwin Sánchez, en Marco Etcheverry o en Limberg Gutiérrez, por citar a eximios ejecutores de tiros libres que vistieron la camiseta verdolaga.

El entrenador de Wilstermann, Jorge Brandoni, le echó la culpa al árbitro, porque ubicó muy lejos la barrera...¡Ja, ja,ja...! No queda más reirse ante tamaña estupidez del director técnico argentino.
El chanfle, la famosa folha seca que patentó el brasileño Didí, fue perfecto y valió el precio de la entrada, o más, en el triunfo de Oriente ante Wilstermann.

Escuché por ahí que Oriente no jugó bien, que le costó ganar. Pero, convengamos, ¿a esta altura del campeonato y como están las cosas, a qué orientista le importa cómo juega su equipo? Y tiene razón de no preocuparse por ello. La conquista del título está tan cerca que, hoy por hoy, interesan mucho más los puntos que la manera en que se los consiga. Si se los obtiene jugando bien, mejor, de lo contrario, no importa.
Además, si existía una deuda futbolística en el partido con Wilstermann, el tiro libre de Jasmani se encargó de saldarla. ¡Qué golazo!

lunes, 22 de noviembre de 2010

Torneo Clausura

Tabla de posiciones

Pos.
EquipoPJGEPGFGC+/-Pts.
1 Bolívar21106537261136
2 Oriente Petrolero20113635241136
3 Aurora2110473429534
4 San José219484037331
5 Real Potosí208573731629
6 Guabira218582028-829
7 The Strongest21101103635128
8 Blooming218492525028
9 Real Mamoré217681930-1127
10 La Paz FC217593335-226
11 Universitario Sucre2156102332-921
12 Jorge Wilstermann2147102532-719

* Tabla tomada de FIFA.com

ORIENTE PRÓXIMO...

El título le quedó ahí, cerca, al alcance de la mano. Oriente Petrolero puede ser el próximo campeón si suma cuatro de los seis puntos que debe disputar entre el miércoles y el domingo por el torneo Clausura.
También podría alcanzarle con sólo uno de los seis si Bolívar, con quien comparte momentáneamente el liderazgo, pierde el domingo ante Blooming, y si Aurora, el tercero en
discordia, a dos unidades de distancia, no consigue un triunfo frente a Wilstermann.
Oriente quedó con inmejorable panorama tras superar ayer a Wilstermann en su despedida temporal del estadio Tahuichi Aguilera, tomando en cuenta que el miércoles visitará a Real Potosí para jugar un encuentro postergado y el domingo viajará a La Paz para medirse con The Strongest.

El partido en la Villa Imperial será determinante para la jornada dominical, porque Oriente puede llegar con el título casi en el bolsillo o con la presión de ganar y la necesidad de que Bolívar pierda o empate y que Aurora tampoco sume de a tres.

Las probabilidades son varias, sin duda, la dificultad que tiene por delante es el hecho de jugar de visitante y en escenarios habitualmente complicados para los equipos cruceños por el tema de la altitud.

viernes, 19 de noviembre de 2010

¿QUIÉN ES EL MEJOR JUGADOR DE LA TEMPORADA?

Hummm... Cuesta elegir rápido al futbolista boliviano más destacado en 2010. Hay que pensar bastante, repasar formaciones, campañas, para quedarse por lo menos con una terna y luego decidirse por uno.
En años anteriores no resultaba difícil elegir al mejor, pero hoy no, es un tanto complicado, y esto tiene que ver con el pobre nivel del fútbol nacional en la presente temporada. Los jugadores no escaparon a los altibajos de los equipos (y viceversa).

Una muestra de la irregularidad imperante es Wilstermann, el campeón del torneo Apertura, clasificado a la Copa Libertadores de América, que en estos momentos ocupa el último lugar en la tabla de posiciones del Clausura y lucha por evitar el descenso directo.
Empecemos a evaluar jugadores. Ojo, que se pueden cometer injusticias, porque el Apertura parece tan lejano y los destacados en ese certamen quedaron casi en el olvido.

Oriente tuvo en Alejandro Schiapparelli y Luis Gutiérrez a dos valores fundamentales para convertirse en protagonista. Luego ubicaría a Joselito Vaca. Me quedo con Schiapparelli por su liderazgo, pese a que esta no fue su mejor temporada en el país.

Bolívar padeció los altibajos de sus futbolistas, caso contrario, tendría hoy una ventaja importante y el título en el bolsillo.
Los goles del uruguayo Ferreira, otra vez, y pare de contar.
San José se mantuvo en la lucha con el aporte del argentino Cristian Díaz en el Apertura (luego se marchó al exterior) y el del brasileño Regis de Souza en el Clausura. Lo del rioplatense fue muy bueno y acabó como uno de los mejores del primer certamen.
Aurora volvió a contar con Silvio Dulcich como valor clave. Más allá de algunos goles "tontos" que le hicieron, el golero argentino lo salvó muchas veces y lo ayudó a sumar muchos puntos. Otro que destacó en "el equipo del pueblo" fue el colombiano Jair Reynoso.
En Real Potosí ocurrió algo similar a lo que pasó en Bolívar. No tuvo jugadores descollantes y los altibajos, en algunos casos por lesión, fueron una constante, por eso dilapidó puntos que lo tendrían en este momento a punto de ser campeón.
Guabirá tuvo una levantada en los últimos partidos, aunque lo suyo es más esfuerzo de conjunto que méritos individuales. El golero Galarza y el argentino Matías Arce estuvieron un escalón por encima del resto.
Blooming es otro de los equipos que tuvo el título a mano y lo dejó escapar por el notorio bajón de su plantel. José Alfredo Castillo es el más destacado a punta de goles.
The Strongest también resultó perjudicado por el escaso aporte de sus jugadores, en especial de aquellos más experimentados. Uno de los pocos que se salva de la crítica es el juvenil Chumacero.
Real Mamoré tampoco contó con valores sobresalientes, por algo sigue sufriendo con la posibilidad de descender.
Universitario no tuvo un buen año, sin embargo contó con tres jugadores que destacaron nítidamente: Roberto Galindo, Marvin Bejarano y Martín Aguirre.
Wilstermann contó con un jugador fundamental para ser campeón, el argentino Fernando Sanjurjo, quien par mí, fue el mejor del primer semestre, aunque en la segunda parte del año, pasó desapercibido.

En resumen, creo que Alejandro Schiapparelli acaba siendo el mejor porque, sin ser descollante, mantuvo un buen redimiento en ambos torneos.

jueves, 18 de noviembre de 2010

EL CIELO Y EL INFIERNO

Etapa decisiva en el torneo Clausura de la Liga. ¿Quién será el campeón? ¿Qué equipo se irá al descenso?. En la próxima fecha, a disputarse el fin de semana, puede quedar un poco más claro el panorama.
El domingo, acá en Santa Cruz, se llevará a cabo uno de los partidos más importantes del semestre, ya que se medirán, casualmente, uno de los aspirantes al título, Oriente Petrolero, y uno de los candidatos a perder la categoría, Wilstermann.
Dos clubes grandes con diferente suerte. Dos equipos a los que el destino los pone en polos opuestos y que en otras ocasiones supo tenerlos frente a frente con objetivos idénticos, la conquista de un campeonato.
Oriente está desde hace tiempo en procura de una nueva consagración, nueve años para ser precisos. El 2004 estuvo muy cerca, pero cayó en la definición a penales ante The Strongest. Luego lo obtendría en mesa, aunque sólo por un tiempo, porque El Tigre lo recuperó de un zarpazo, apelando a la justicia.
Wilstermann fue campeón hace apenas unos meses, en junio de este año. Se lo arrebató de las manos al propio Oriente, que por instantes se sintió dueño del Apertura porque los aviadores no podían ganarle a Aurora, algo que al final consiguieron.
Oriente se mantiene en la lucha, tratando de lograr una nueva estrella para bordarla en el pecho, en tanto que Wilstermann, de manera casi increíble, se desmoronó, y hoy pelea por eludir el descenso directo.

martes, 16 de noviembre de 2010

UN LINDO DESAFÍO

Reaparezco después de unos días debido a problemas con mi computadora que ya fueron solucionados. Por eso no pude escribir en su momento sobre el sorteo de la Copa América que se realizó la semana pasada.
Vamos al grano, como diría un amigo. No hay para qué lamentarse ni quejarse, tampoco sirve seguir llorando porque a Bolivia se la continúa considerando "la cenicienta" del fútbol sudamericano.

Lo que resta de acá en más es cambiar la pobre imagen que ha dejado en los últimos tiempos a raíz de sus decepcionantes actuaciones en casi todas sus presentaciones, sean amistosos, por las eliminatorias o Copa América.

Por eso, tiene mucha razón Gustavo Quinteros, el flamante entrenador del seleccionado nacional, al considerar un lindo desafío formar parte del grupo que integran Argentina, Colombia y Japón, e inaugurar la Copa América enfrentando al anfitrión, dueño de un poderío indiscutible.

El debut ante Argentina tendría que convertirse en el mejor incentivo para el equipo de Bolivia, en una motivación especial, como seguramente lo fue el medirse con Alemania en la inauguración del Mundial de Estados Unidos en 1994.

lunes, 8 de noviembre de 2010

EL POLÉMICO ZAYA(S) MORA

Leía hoy en El Deber una columna sobre el fútbol de los años setenta en la que se hace referencia a un hecho anecdótico que tocamos hace un tiempo en este blog, referente a la agresión del arquero paraguayo Ramón Zaya Mora a un pasapelotas en el estadio Departamental Santa Cruz.
En el artículo se señala que el hecho sucedió en un encuentro entre Chaco Petrolero y Oriente Petrolero, cuando en realidad ocurrió en un partido que disputaron Chaco con La Bélgica por el torneo Nacional de 1971, aunque el cotejo se jugó el 12 de enero de 1972.
No es la intención andar marcando errores, ya que cualquiera se equivoca, simplemente corregir datos para que la historia no se distorsione con el tiempo, y para ello nos remitimos a la hemeroteca e ilustramos el post con una secuencia gráfica de valor periodístico publicada por un diario de la época.
Ese domingo ganó 2-0 La Bélgica, que contaba con un equipazo integrado por Escalera, Ribera, Magín Gómez, Mataeu, Araúz; Peji Hurtado, Zezinho (Viruez), Villegas; Zelaya (Bernal), Pafuncio (Capú) y Juan Ramón Ocampo.
Chaco Petrolero presentó a Zaya Mora (luego atajó Jiménez), Hurtado, Modesto, Aragón, Chávez; Méndez, Liendo, Messa; Alcoba, Adolfo Flores y Germán Parada.
Fue árbitro el orureño Orihuela.
A partir de ese incidente, el pasapelotas, que era también canchero del estadio, empezó a ser llamado Zaya Mora,
y el arquero una especie de persona no grata.
Zaya Mora
(Justo Ramón Zayas Mora, según el diario paraguayo ABC) tuvo una buena trayectoria que incluyó a Libertad de Asunción (1960-64), Central Córdoba de la Argentina (1965), Huracán de Buenos Aires; Unión Magdalena de Colombia (1966, 67 y 68); Iberia de Los Angeles (1969 al 70), Ferroviario de La Paz (1971), Municipal de La Paz (1972), Chaco Petrolero (1973 y 74).

CAMBIO DE MANDO

Oriente Petrolero tiene la sartén por el mango tras asumir el liderazgo en la recta final de Clausura. Depende de cómo maneje el rol de encuentros de acá al final para que se consagre campeón en un certamen que ahora ofrece escaso margen de error a quienes se postulan al título.
Oriente se puso al frente en una jornada que se presentaba con grandes posibilidades para los albiverdes por el hecho de ser locales y la condición de visitante del entonces líder San José, que se presentaba ante otro aspirante a la corona, Aurora.

El hoy puntero no arrancó bien el partido ante Universitario, se fue al descanso en desventaja, pero tuvo la virtud de no entrar en la desesperación y en el segundo tiempo recompuso las cosas y sin mayor esfuerzo dio vuelta el marcador, hasta alcanzar el 3-1 definitivo.

Parecía estar convencido de que tarde o temprano llegaría el triunfo ante un rival venido a menos tras su buena actuación en la Copa Sudamericana, prueba de ello es que ocupa el último lugar de la tabla. Por eso mantuvo mantuvo la calma y consiguió su propósito sin gestos dramáticos.
La punta lo esperaba con los brazos abiertos tras la derrota por goleada de San José y hacia allá fue a paso firme. Hoy, Oriente se encuentra ahí, en esa especie de Olimpo, con un panorama y una perspectiva envidiable
s.

ENTRENADORES, LA HISTORIA CONTINÚA

Después de las eliminatorias del Mundial de México 70 y la buena actuación del seleccionado nacional bajo el mando de Freddy Valda, arranca otra etapa.
El año 1972 se disputa en Brasil la Copa Independencia, llamada también Minicopa, y Bolivia asiste con un equipo entrenado por el cruceño Rubén Saldaña Barba, que llevó una mayoría de jugadores jóvenes, muchos de ellos del oriente y el chaco boliviano, que no eran tenidos muy en cuenta hasta entonces. "Pichicato" tendría otra chance años más tarde, en 1981.

Después de las cortas etapas cumplidas por Saldaña,Valda y Trigo, en 1977 es designado el paceño Wilfredo Camacho, capitán de la selección campeona en el 63. Realiza una gran campaña en la primera etapa de la eliminatoria para el Mundial de Argentina, eliminando a Uruguay y Venezuela. Sin embargo, fracasa en la liguilla de Cali unos meses más tarde: Bolivia recibe sendas goleadas de Brasil y Perú.
Empiezan los interinatos. Se hace cargo el preparador físico Isaac Álvarez hasta que es designado el alemán Edward Virba, para los encuentros del repechaje ante Hungría. Bolivia pierde los dos cotejos por 6-0 en Budapest y 3-2 en La Paz.
Ramiro Blacut, ex gran jugador, dirigió entre 1979 y 1981. Volvería en 1991 y en 2004. En ninguna de las etapas logró buenos resultados.
En 1983 tiene una nueva oportunidad Wilfredo Camacho para la Copa América, pero no consigue mejorar las cosas en el seleccionado.
En 1985 asume el extrovertido argentino Carlos Manuel "Chamaco" Rodríguez, quien dura apenas unos amistosos por malos resultados.
Ese año asume el chileno Raúl Pino para encarar las eliminatorias de México 86, que Bolivia disputa en Santa Cruz. El cuadro nacional no gana de local (iguala con Paraguay y pierde con Brasil) pero logra un empate de visitante ante Brasil.
En esta misma época llegó otro chileno, Luis "Locutín" Santibáñez, pero sólo dirigió un seleccionado preolímpico y no llegó a conducir la Selección mayor.
En 1987 es elegido el argentino Nito Osvaldo Veiga para la Copa América de Argentina, tras una buena labor en la selección que disputó el preolímpico de ese año, aunque luego los resultados tampoco fueron de los mejores.
En 1989 asume el también argentino Jorge Habegger, de gran labor en Bolívar. Bolivia estuvo a punto de clasificar al Mundial de Italia, quedó afuera por un gol de diferencia. Habegger retornó en 2001, para las eliminatorias, pero su gestión fue pésima esta vez.
En 1993 llegó el español Xavier Azkargorta, tras un nuevo paso efímero de Ramiro Blacut. La historia es por demás conocida. El vasco logró clasificar a Bolivia al Mundial de Estados Unidos 1994.
Antonio López, entrenador alterno de Azkargorta, asume en 1995 porque este último decidió no seguir al frente del seleccionado por cambios en la cúpula de la FBF. Tras una buena Copa América en Uruguay, López también decide marcharse, aunque retornaría casi un años después (1996/97).
El montenegrino Dusan Draskovic llega en 1995 luego de una gran tarea en Ecuador. Sin embargo, pese a un excelente comienzo, no logra realizar una buena campaña y es despedido. Después de él, retorna el español López.
En 1999 es contratado el argentino Héctor Rodolfo Veira, el popular "Bambino". No gozó nunca de la simpatía de los periodistas del interior, especialmente los paceños, porque decidió radicar en Santa Cruz. Bajo su mando, la Selección cumplió una regular actuación en la Copa América de Paraguay, tuvo un aceptable desempeño en la Copa Confederaciones de México, pero le fue mal en el Preolímpico de Brasil, y fue destituido ante la gran presión de un sector de los medios de comunicación.
A principios de 2000 asumió el yacuibeño Carlos Aragonés, exitoso entrenador en ese momento por los títulos logrados con Blooming y The Strongest, que además había sido capitán y figura de la Selección en décadas pasadas. El chaqueño llegó con el máximo apoyo, pero terminó renunciando un año más tarde porque le fue mal en la Copa América de Colombia. A muchos periodistas no les importó el hecho de haber asumido la riesgosa y necesaria tarea de renovar totalmente el plantel nacional, pidieron su cabeza, y los dirigentes les dieron el gusto.
Acá empezó una época de improvisaciones e interinatos. Retornó Habegger (2001) y duró poco. Se fue tras una goleada sin precedentes de Bolivia como local, en La Paz, ante Ecuador por 5-1, que provocó incluso una serie de dañinos rumores sobre la honestidad de los responsables del cuadro nacional.
Asumió Carlos Leonel Trucco (20001/2002), que fue quien más duró en esta etapa. Dirigió en el final de la eliminatoria y con él Bolivia empató a Perú en Lima y a Brasil en La Paz. Decidió renunciar tras un par de amistosos más porque no le garantizaban su continuidad en el cargo.

Después dirigió Vladimir Soria (2002), el uruguayo Walter Cata Roque (2003) y el argentino Dalcio Giovagnoli (2003). Cada uno entre uno o dos partidos.
En 2003 fue contratado el uruguayo chileno Nelson Acosta, que había clasificado a Chile al Mundial la eliminatoria anterior. Con Bolivia fracasó y lo echaron en plena competencia.
En 2004, reapareció Blacut como entrenador nacional para el resto de las eliminatorias y la Copa América de Perú. La actuación fue aceptable en la Copa (dos empates y una derrota) pero no duró en el cargo.
En 2005 asume el chaqueño Ovidio Messa Soruco, otra ex gran futbolista y ex seleccionado. Sustituye a Blacut para dirigir los siete encuentros que restan de las eliminatorias para el Mundial de Alemania 2006.
Erwin Sánchez, figura indiscutida del fútbol boliviano, llevó adelante el proceso entre 2006 y 2010, pero tampoco pudo cambiar la suerte del seleccionado nacional.
Eduardo Villegas fue el elegido, en noviembre de 2009, para la última etapa de la serie de interinatos que aparecen en la historia de nuestro fútbol. No le fue bien y quedó descartado como entrenador titular.
En 2010 llega al cargo el argentino boliviano Gustavo Quinteros. Pero esta historia recién empieza, por lo tanto, continuará...



ENTRENADORES, PRIMERA ÉPOCA

Si las estadísticas no nos fallan, Gustavo Quinteros es el entrenador número 46 de la Selección boliviana a lo largo de su historia, desde que empezó a competir oficialmente en los torneos sudamericanos, allá por 1926.
Si nos remitimos a datos de la FIFA, el primero fue Jorge Luis Valderrama, un jugador que oficiaba a la vez de entrenador y que cumplió ambas tareas en los Sudamericanos de 1926 y 1927, según datos que manejan sitios de estadísticas de fútbol.
Algunos nombran a Job de la Cerda y Kentaro Hara entre los primeros pero no encontramos información que confirmen su labor, por eso no los incluimos en la lista.
En 1930, fue repatriado de Inglaterra Ulises Saucedo (algunos lo citan como Ulrico), quien se desempeñaba como director técnico en aquel país, para que dirija a Bolivia en el Mundial de Uruguay, evento en el que a la vez fue árbitro y juez de línea.
En 1945, el periodista-entrenador-árbitro uruguayo Julio Borelli, afincado en el país tras haber cumplido ambas funciones en el fútbol peruano, dirigió al seleccionado en el Sudamericano de Chile.
En 1946/47, Sudamericano de Argentina y Ecuador, le tocó el turno a Diógenes Lara, ex integrante de la Selección en el Mundial de Uruguay.
En 1949, para el Sudamericano de Brasil, asumió Félix Deheza, quien en 1970 lograría la Recopa Sudamericana dirigiendo a Mariscal Santa Cruz, único título internacional de un club boliviano hasta la fecha.
Al "Profesor" Deheza se le adjudica la siguiente arenga: Muchachos no hemos tenido tiempo para entrenar bien en la semana, pero ya saben, cuando estemos en el ataque los del medio al ataque, cuando nos ataquen, los del medio van a la defensa. Fuerza carajo, vamos Bolivia.

En el Mundial de Brasil 1950, Bolivia asistió bajo el mando del italiano Mario Pretto. Hay quienes sostienen que era brasileño, pero otros ratifican la nacionalidad italiana e indican que habría nacido en Nápoles.
En 1953, fue el turno del argentino César Vicino (¿o Viccino?), aunque algunos sostienen que era italiano. Bajo su mando, Bolivia logró el histórico triunfo ante Perú, que oficiaba de dueño de casa en aquel sudamericano y estrenaba el estadio Nacional. Fue 1-0 con gol de un joven Víctor Agustín Ugarte.
En 1958, Deheza dirige nuevamente a la Selección pero esta vez en las eliminatorias para el Mundial de Suecia.
En 1959, la Selección viaja al Sudamericano de Argentina dirigida por el ex arquero Vicente Arraya, apodado por la prensa rioplatense La flecha andina por su agilidad, tras su paso por el club Atlanta.
En ese año se cita también al argentino Gregorio Esperón, que hizo su carrera en Ecuador. Tengo dudas al respecto porque no hay datos que confirmen su actuación como DT del cuadro nacional en una época en la que se jugaban muy pocos encuentros internacionales. También se cita Alberto Achá (?), ex futbolista de seleccionados anteriores que emigró al club Oro de México.
En 1961, dirigió el chileno Renato Panay en las eliminatorias para el Mundial 62, y posteriormente entrenó a Aurora y San José.
En 1963, Bolivia se alista para ser anfitrión del Campeonato Sudamericano, contrata al brasileño Danilo Alvim, ex integrante del scratch en 1950. El brasileño anota su nombre en la historia del fútbol nacional al lograr el título.
En 1965 entra en escena Freddy Valda, considerado un adelantado en su época por sus conocimientos de táctica en un fútbol boliviano que evolucionaba muy lento. El chuquisaqueño Valda dirigiría posteriormente en las eliminatorias de México 70, en la que cumplió una buena campaña, en la de Alemania 74, y en la Copa América de 1975.
En 1967, asumió el cochabambino Carlos Trigo, que también tendría su chance en 1973, con un cuadro renovado y con muchos jugadores cruceños y chaqueños. Algo raro en esa época.
Hasta acá podemos dar por concluida una primera época, ya que el fútbol boliviano empezaría a cambiar en los años setenta.

* Foto: Danilo Alvim, entrenador en 1963.

sábado, 6 de noviembre de 2010

QUINTEROS, EL ELEGIDO

La Federación Boliviana de Fútbol actuó con lógica. Este era el momento para que Gustavo Quinteros se haga cargo de la Selección nacional y los dirigentes lo designaron ayer para que encare esta nueva etapa que tiene como desafíos la Copa América Argentina 2011 y las eliminatorias del Mundial Brasil 2014.
Quinteros, que nació en Santa Fe, Argentina, hace 45 años y se naturalizó boliviano, había hecho los méritos suficientes como para ser la primera opción entre quienes dirigen en el país, por el trabajo realizado en todos los clubes que dirigió, en los cuales demostró capacidad, coherencia, una línea de conducta, un plan serio, y logró éxitos deportivos.

Además, la FBF no contaba con recursos para contratar un entrenador extranjero y tampoco existía un candidato que entusiasme por sus éxitos o por su fama. Por lo tanto era mejor, esta vez, priorizar lo que había en casa.
Quinteros realizó el recorrido que debería ser exigido a todo entrenador. Después de dejar el fútbol (Talleres de Remedios Escalada, Universitario de Sucre, The Strongest, San José, San Lorenzo, Argentinos Juniors, Selección boliviana), hizo el curso de director técnico, dirigió en divisiones menores y después incursionó en el fútbol profesional.
Arrancó en las divisiones menores de Argentinos Juniors, posteriormente dirigió a la Primera División de este club, vino a Blooming, retornó a Argentina para entrenar a San Martín de San Juan en el Nacional B, volvió a Blooming, pasó por Bolívar y ahora está en Oriente Petrolero.
Con Blooming, Bolívar y Oriente consiguió campeonatos. Sus logros son indiscutibles y restan valor a la etiqueta de defensivo que le impuso un empresario devenido en dirigente que, irónicamente, al evaluarlo, esta vez restó importancia a los números.
Sus equipos se caracterizan por tener orden, equilibrio en sus líneas y una idea definida de juego. Es difícil ver a un equipo dirigido por Quinteros, desorganizado, deslucido.
Ahora tiene un desafío mucho más complicado porque no dirigirá a un equipo grande, al contrario, Bolivia es equiparable a un equipo chico y débil tomando en cuenta los rivales con los que compite en Sudamérica. La misión es convertirlo en fuerte y competitivo.
Merecía la oportunidad, ahora no queda más que aguardar con paciencia los resultados de su trabajo, y ver si entra en la historia como unos pocos elegidos o si pasa con más pena que gloria como tantos otros.

viernes, 5 de noviembre de 2010

ORIENTE, VIGENTE Y PUJANTE

Oriente Petrolero cumple 55 años. El presente encuentra a la entidad albiverde con el desafío de lograr un definitiva consolidación institucional y en la pelea por apoderarse de una nueva estrella del firmamento futbolero boliviano.
Una sede social a la altura de su pergaminos y un nuevo título para que disfruten las nuevas generaciones que no tuvieron hasta ahora la suerte de otras en décadas pasadas, son las asignaciones pendientes del club con mayor hinchada en Santa Cruz.
Miguel Antelo, un orientista de cepa, que incluso fue destacado jugador albiverde en los 70, tiene a su cargo este mandato en su segunda gestión en el club que se hizo grande y popular siendo parte de YPFB.
Oriente tiene el mérito y el privilegio de haber inscrito al fútbol cruceño en el ámbito nacional consagrándose campeón en 1971, tras vencer en la final a Municipal de La Paz en enero de 1972.
Se puso los "pantalones largos" en esos años, como dice la crónica del diario El Deber que ilustra el post, al comentar el triunfo refinero ante el Lokomotiva de Checoslovaquia (2-0), en uno de los amistosos que eran muy comunes entonces.
El crédito cruceño de la época se impuso la tarde del domingo 5 de mayo de 1970 con dos goles de uno de sus cracks de todos los tiempos, el goleador brasileño Dedé. Aquella vez, Oriente alineó al equipo que sería la base del futuro campeón boliviano: Ladislao Jiménez, Rolando Justiniano, Antonio Cabrera, Pedrozo, Kelo Vargas; Banegas, Maldonado, Pacho Flores; Jesús, Déde y Toninho. Alternaron Silvio Rojas y Garsette.
Posteriormente, en la Liga, siguió siendo un gran protagonista con equipos muy fuertes, y gracias a ello sumó tres estrellas más a su escudo, al conseguir los títulos en 1979, 1990 y 2001.

Otro preciado logro para los hinchas de Oriente en este poco más de medio siglo de vida, es la ventaja que le lleva a Blooming en el clásico local. El duelo, que cobró fuerza en la década de los 70, sigue siendo de toma y daca, duro y parejo, en el que se deja alma y vida, como en los viejos tiempos.
Hoy como ayer, Oriente cuenta con grandes jugadores en sus filas, algo para destacar en la dirigencia albiverde, que siempre hizo esfuerzos por contratar buenos jugadores extranjeros y nacionales. De ahí su vigencia y la posibilidad siempre latente de dar una nueva vuelta olímpica.

jueves, 4 de noviembre de 2010

TORNEO CLAUSURA

Tabla de posiciones
Pos.
EquipoPJGEPGFGC+/-Pts.
1 San José189453729831
2 Oriente Petrolero189362922730
3 Bolívar188553023729
4 Blooming198472420428
5 Aurora188462825328
6 Guabirá187561723-626
7 Real Potosí177463127425
8 The Strongest1871103133-222
9 La Paz FC186482831-322
10 Real Mamoré186481224-1222
11 Jorge Wilstermann184682226-418
12 Universitario Sucre184681925-618

PRÓXIMA FECHA

La Paz: Bolívar vs. Real Mamoré,
La Paz FC vs. The Strongest ; Montero: Guabirá vs. Wilstermann: Potosí: Real Potosí vs. Blooming; Santa Cruz: Oriente vs. Universitario; Cochabamba: Aurora vs. San José.

* Tabla de posiciones tomada de FIFA.com

CAMBIA, TODO CAMBIA

San José es el nuevo puntero y Oriente se convirtió en su escolta. Son los nuevos candidatos al título en este cambiante torneo Clausura, caracterizado por la irregularidad de sus animadores.
El cuadro santo se encumbró nuevamente en las posiciones recuperándose de una inesperada caída como local y relegó, de visitante, a otro de los que disputaban la condición de líder ayer, Real Potosí, que con esta caída entorpece lo que parecía una chance inmejorable.
Oriente siguió escalando posiciones tras sorprender el fin de semana en Oruro a San José, esta vez con una victoria previsible sobre Real Mamoré, colero y candidato al descenso directo. Tiene un panorama alentador, con encuentros en casa que le pueden dar la posibilidad de pasar al frente.
Ambos, albiverdes y albiazules, aprovecharon muy los traspiés de quienes encabezaban hasta la víspera el lote de punteros, tal el caso de Bolívar y Blooming, que volvieron a soportar duros contrastes en la recta decisiva del certamen.
Bolívar y Blooming demostraron su inconsistencia futbolística en sendas derrotas frente a Aurora y The Strongest, respectivamente. En dos fechas dilapidaron buena parte de sus chance de ser campeón.

Aurora recuperó terreno al igual que San José y Oriente, y pelea por el título con poco margen de error.

* Foto El Deber.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Y AL SEGUNDO DÍA LOS PERDONÓ...

Volvió Carlos Aragonés a Blooming. Al director técnico se le pasó la calentura tras la inesperada derrota de la Academia ante Guabirá, que puso en duda no sólo la conquista del título sino la clasificación a un torneo internacional, retiró su renuncia y retornó al predio celeste tras un día de ausencia.
Su regreso, sin embargo, no ayuda a superar del todo la crisis que vive la academia. Para que cambie la situación y haya un mejor ambiente en el territorio celeste, los jugadores tendrán que devolver lo despilfarrado la semana pasada, ello significa ganarle esta noche a The Strongest en La Paz.

Aragonés dijo que no había presentado su renuncia por la inesperada derrota sino por otras cosas que no quiere ventilar. Puede ser, pero el baldazo de agua fría fue la gota que hizo rebalsar un vaso que estaba hasta la coronilla.
Asimismo, sostuvo que no cree en brujas, pero "que las hay, las hay", agregó al tratar de buscarle explicación a una derrota que considera inexplicable. Que me disculpe Carlos, pero no estoy de acuerdo con esto último.
Blooming, según mi punto de vista, perdió porque no defiende bien, porque tiene una línea de contención totalmente vulnerable, no por nada le convirtieron cinco goles en dos partidos de local, y es poco inteligente para "leer" los partidos, para adecuarse a lo que las circunstancias le exigen.
Considero que lo mejor que le puede suceder al plantel celeste en este momento es ser menos indulgentes y más autocríticos. Hablar sin tapujos fuera de la cancha y comunicarse mucho más dentro de ella. Aragonés sabe muy bien de esto porque en su época de jugador era muy común arreglar las cosas hablando fuerte y claro.
Blooming tiene hoy la posibilidad de capear el temporal, pero para ello tendrá que ser fuerte en todo sentido y no otorgar las ventajas que lo dejaron al borde del nocaut en este certamen.