jueves, 9 de febrero de 2017

DE VUELTA AL BARRIO



Bolívar y The Strongest volvieron al barrio, obligados por los arreglos en la cancha del estadio Hernando Siles,  y no les fue mal. La Academia jugó en su estadio de la populosa zona de Tembladerani ante Petrolero del Chaco y el Tigre fue local en su reducto de Achumani frente a Wilstermann.
Bolívar logró un inobjetable triunfo por 3-0 con otra actuación destacada del mediocampista uruguayo Gastón Sirino, autor de dos tantos, y el aporte goleador de Fierro. La contundencia del equipo paceño acabó con el buen accionar inicial del cuadro yacuibeño.
Los celestes demoraron 14 años en volver al Libertador Simón Bolívar, que se estrenó en 1976 y un año después fue escenario de los partidos ante Uruguay y Venezuela por las Eliminatorias del Mundial Argentina ’78.
En ese estadio de tribunas de cemento y madera disputó ahí encuentros de la Copa Libertadores con los colombianos Atlético Nacional y Deportivo Cali, y los ecuatorianos Liga Deportiva de Quito y Deportivo Cuenca.
Hoy, el Simón Bolívar sólo cuenta con tribunas de cemento en las cabeceras.
Las estadísticas señalan que Bolívar lleva disputados 135 partidos en Tembladerani, en los que anotó 503 goles.
The Strongest, que de tanto en tanto vuelve a jugar en Achumani, se sacó de encima a Wilstermann con un ajustado triunfo. Se impuso por 2 a 1, con el aporte de Rodrigo Vargas y el interminable Escobar. Descontó Olego, de penal, para los aviadores.
Para la Academia fue la segunda victoria al hilo, en tanto que el atigrado recompuso el paso tras ser goleado por Guabirá en Montero (0-3) en el inicio del Torneo de Adecuación.