viernes, 4 de julio de 2008

EL FÚTBOL GOZA DE BUENA SALUD

La consagración de España en la Eurocopa es la revalidación de un estilo futbolístico que se apega a la esencia de este juego y a valores desechados por quienes consideran que la estética no tiene importancia y que no interesan los medios para conseguir el fin, o sea el buen resultado, que es en definitiva lo que persiguen todos.
Hay estilos y estilos, distintas maneras de entender el juego, y todas tienen validez, seguramente, pero diferentes en fondo y forma, unos generosos y otros mezquinos, algunos frontales y directos, otros elaborados y atildados, simplistas y detallistas, generando adeptos que se inclinan por una u otra manera de jugar al fútbol.
No es lo mismo esta España apegada al control y buen trato de pelota, que fundamenta su juego en la gran técnica de sus jugadores, que la Grecia que sorprendió al mundo consagrándose hace cuatro años, en Portugal, con un fútbol estratégico, algo avaro, más apegado al esfuerzo que al talento.
A lo hecho por España, aunque con distintos matices, hay que sumarle a Holanda, Croacia y Rusia, más la valentía de una Turquía que busca un estilo definido, que le dieron brillo e interés a la Eurocopa, arrebatando en esta ocasión el protagonismo a la avejentada Francia, la insípida Italia y la ausente Inglaterra.
Por todos ellos, por su juego vistoso, efectivo, veloz, que priorizaron la posesión de la pelota y su buen trato, para tratar de imponer condiciones, devolviéndole brillo al juego, es que decimos que el fútbol goza de buena salud.

1 comentario:

Pedro dijo...

Creo que hemos podido ver uno de los certámenes grandes ( lease Mundial, Copa América o Eurocopa ) de mayor nivel de los últimos tiempos y coincido en que esta vez ha primado el buen juego y el fútbol ofensivo sobre la fuerza y la estrategia.

España ha sido un justo campeón por todo lo demostrado durante el torneó.