martes, 12 de agosto de 2014

CELESTE ESPERANZA

argentino-Minadevino-Juan-PabloSanchez-Nacional_LRZIMA20140811_0007_11Blooming empezó bien su enorme desafío, el de estar entre los primeros para recuperar sitiales en torneos internacionales y de paso alejar el fantasma del descenso que le asomaron las pésimas campañas de los últimos años.
El comienzo en el Apertura, ante Nacional Potosí, fue, por lo menos, alentador. Arrancó ganando y mostrando individualidades que lo pueden ayudar a jugar mucho mejor de lo que lo hizo en los últimos tiempos.
El argentino Minadevino y su hábil zurda (autor de un golazo, el primero de la noche); el recuperado Joselito, vital y talentoso; Tordoya y su fuerza y entrega en la zaga; más el espíritu batallador de Helmut Gutiérrez en el medio (ingresó en el entretiempo), pueden ayudarlo a consolidar un equipo interesante.
El domingo fueron los más rescatables de la academia en un encuentro en el que no tuvo dificultades para ganarlo por algunas cosas buenas, como la actitud y el desequilibrio de Joselito y Minadevino, pero también por la debilidad del rival.
Mauricio Soria tendrá que ajustar los laterales para no desarmarse tanto en defensa como le ocurrió por momentos ante los potosinos y revisar sus coberturas para no quedar tan vulnerable, ya que por querer ser ofensivo acabó siendo imprudente en jugadas de pelota detenida en el área contraria, al defender sólo con un jugador. Otro rival le pudo dar más de un dolor de cabeza.
El medio tuvo muchos altibajos porque el argentino Marrone fue irregular y Didí Torrico se cansó en el complemento tras una buena primera etapa (lo reemplazó Gutiérrez). Marrone puede ser importante en el trabajo de obstrucción si no se equivoca tanto en las entregas y presiona un poco más.
Otro punto flaco en el debut fue el ataque. El argentino Manzano, que anotó de penal el segundo gol, no engranó nunca con sus compañeros, en tanto que Castellón no encontró una posición difícil de descifrar (¿delantero, volante, lateral-volante…?).
Claro que le faltan jugadores que pueden ser fundamentales, como el zaguero Aguirre y el atacante Almirón. Con ellos puede aumentar mucho su potencial en la zaga y el ataque.
Así arrancó Blooming esta nueva temporada. Con buenos indicios, pero bastante por corregir. No estuvo mal para ser el debut.