miércoles, 15 de mayo de 2013

NO LIGA UNA


índiceLa Liga del Fútbol Profesional Boliviano acumula desaciertos en los últimos tiempos sin que nadie se haga cargo y nos quieren hacer creer que todo lo malo que sucede en esa entidad se debe a que errar es humano.
Su máximo responsable, que es rentado, no asume responsabilidades y lo único que hace es justificar o tapar errores groseros de los comités y tribunales que forman parte de la organización del fútbol nacional. El resto de los dirigentes actúan como buenos amigos, nunca le piden cuentas y lo reeligen.
Nadie sabe qué es lo que hace, al margen de dirigir las reuniones del Consejo Superior, participar en reuniones del comité ejecutivo de la FBF y realizar algunos viajes protocolares.
Si el periodismo es el mejor oficio del mundo como dijo Gabriel García Márquez, el de presidente de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano debe ser el mejor cargo del mundo: rentado, sin oficio, sin responsabilidades y casi vitalicio.
Todos los dirigentes se quejan de lo mal que está el fútbol boliviano, pero todos votan a favor del actual presidente liguero, o, para lavarse las manos, lo hacen en blanco.
Las impugnaciones, casi un lugar común en los torneos ligueros, volvieron. Para variar, la Liga no define a quien corresponden los puntos que están en discusión y deja pasar el tiempo. Como lo hizo en aquel torneo que The Strongest ganó en cancha (a los penales) y Oriente en mesa. Al final se los dio un tiempo a uno y luego al otro. Pero nada está claro todavía.
Mientras tanto, siga, siga el baile. Y todos (des) “contentos”.

1 comentario:

Javier Garcia dijo...

Los mismos que se quejan ahora cada año los reeligen.