martes, 25 de febrero de 2014

LA ALEGRÍA DE GANAR

OrieANDORonald Raldes acabó alegrando a todo Oriente Petrolero con el gol que le dio la victoria ante Blooming en la agonía del clásico que se jugó ante una multitud en el Tahuichi Aguilera.
El cabezazo salvador del capitán albiverde le iluminó el día-noche a los hinchas, que siempre quieren ganar pero en especial estos partidos ante Blooming, por eso suman día a día el tiempo que no pierden… y ya van más de mil.
Al entrenador, el uruguayo Tabaré Silva, porque pasó del cuestionamiento que se venía por empatar con un rival que tuvo uno menos más de la mitad del tiempo reglamentario, al abrazo del reconocimiento por contribuir a una alegría más y a la indulgencia con el (pobre) rendimiento del equipo.
A los dirigentes, que van sacando cuentas y lo que aporta Raldes comandando la zaga y, en especial, con un par de goles, en especial este, el del clásico, justifica la importante inversión que significó su llegada a Oriente.
Al plantel, porque con esta importante y disfrutada victoria se acerca a los que están comandando la tabla de posiciones en este inicio de torneo liguero.
Goles son amores y no buenas razones, se decía antes, pero podría seguir aplicándose ahora, en especial en estos casos, porque los clásicos están para ganarlos.