lunes, 6 de diciembre de 2010

LA VERDAD ES LA REALIDAD

Alguien miente o estamos hablando de países diferentes. Una de dos. Me quedó esa duda tras leer la entrevista realizada por un diario paceño al presidente de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, Mauricio Méndez.
Sinceramente, el fútbol boliviano que conozco no tiene nada que ver con aquel al que se refiere Méndez, un fútbol boliviano en permanente progreso, manejado por dirigentes sacrificados, generosos y maduros.
El dirigente, a quien el periodista lo define como "versátil y convincente", corriendo el riesgo de que alguien confunda con "oportunista y charlatán", se encargó de ensalzar a sus colegas, exagerando su dedicación y aporte al fútbol. "Hipotecan bienes personales, dejan a la familia (descuida, habrá querido decir), sometiéndose a la crítica inmisericorde de quienes no saben la realidad del dirigente de fútbol", según el.

Los tiempos cambian. Hoy, lo que menos hacen los dirigentes del fútbol, es sacar plata de su bolsillo para mantener los clubes. Se acabaron los mecenas, aquellas personas que daban todo por sus equipos. Y si los hay, son unos cuantos, sobran los dedos de una mano para contarlos. Eso lo sabe todo el mundo.
La entrevista parece haber sido hecha por el relacionador público de Méndez y no por un periodista, dada la pasividad con la fue realizada, ya que dejó que el presidente de la LFPB se explayara a sus anchas sin que se le observe casi nada. O sea, para decirlo de una manera futbolera, lo llenó de centros para que Méndez los cabeceara sin oposición alguna.
Sólo en esta gestión, para no ir lejos, se le puede criticar que hayan organizado un torneo que no otorga ningún título, ausencia de autoridad en la reprogramación de partidos, y falta de ética por aferrarse a los cargos.
Quejas y problemas sobran a lo largo de sus ocho años de mandato.
Además, no hay ningún cambio serio en marcha, pese a la "profunda reflexión" que, según el, realizaron en algún momento.
La realidad del fútbol boliviano está a la vista y la actuación decorosa de algunos equipos en la última versión de la Copa Sudamericana no la modifica. Al fin y al cabo, una golondrina no hace verano.

1 comentario:

jpcik! dijo...

Y bueno, ahora ha sido ratificado como presidente,¡aún cuando no representa a club alguno de la liga!
Yo me pregunto cuales son los avances en nuestra Liga en estos 8 años. Los equipos que nos representan en la libertadores hacen campañas pobrísimas, el campeonato es cada vez menos atractivo, las impugnaciones son mas importantes que los partidos, la copa nunca se entrega en cancha, hay torneos sin premios, hay cuoteo de plazas a torneos internacionales. De qué progreso o reestructuración podemos hablar?