lunes, 5 de noviembre de 2012

ALEGRÍA MÁXIMA

oriente_domingo_copiaDe la pena a la alegría máxima. Oriente volvió al triunfo después de mucho tiempo al vencer a La Paz Fútbol Club, gracias a un viejo y conocido argumento: los penales.
Fue un partido distinto, con muchos goles, resultados cambiantes, con Oriente logrando una buena ventaja con un jugador menos, y La Paz FC a punto de amargarle la tarde. Pero esta vez el final fue feliz.
Los penales otra vez se cruzaron en la vida de Oriente. Uno a favor y otro en contra. Y volvió a salir airoso de esa especie de momento fatídico que tiene el fútbol.
Si en algún momento se sintió perjudicado, esta vez resultó beneficiado por la picardía e intuición del golero Arias, la ineficacia rival y la negligencia arbitral del casi “mundialista” Raúl Orozco.
Arias se adelantó igual o más que en Sucre (donde repitieron tres veces la ejecución por esa razón) y atajó el remate de Molina. El árbitro Orozco no advirtió (?) la falta y los paceños desaprovecharon la oportunidad de descontar.
En el minuto final, Orozco cobró penal a favor de Oriente por agresión sin pelota del arquero Torrico a Rodríguez (¿hubo obstrucción antes?). Zanni sacó tajada y anotó el 4-3 definitivo.
Así es el fútbol. Por lo general te da lo que a veces te quita, lo que parece injusto se transforma en justo, y la pena máxima da lugar a una gran alegría.