jueves, 20 de junio de 2013

ENTRE AFECTOS Y DEFECTOS

andradaBlooming contrató a Víctor Hugo Andrada para sustituir a Néstor Clausen. Las razones tienen que ver más con el afecto que lo une a la entidad celeste, ya que después de sacarlo campeón en en el segundo semestre de 2009, tuvo que irse por la puerta de atrás.
A Copo Andrada no le fue bien en el fútbol nacional después de su primera etapa en la academia. Pasó por varios clubes con más pena que gloria.
En Blooming le resultó más fácil acomodar el equipo que le dejó el uruguayo Pablo Repetto. Lo hizo y fue campeón. Después todo cambió. Cuando tuvo que armar su propio equipo, se equivocó y fracasó. Duró poco más de dos meses en 2010 y se fue por la pésima campaña de la academia en la Copa Libertadores de América y el mal inicio en el torneo liguero.
“(…) de ser equipo ser un equipo combativo, valiente, Blooming pasó a ser en un cuadro inseguro, limitado, sin un perfil táctico definido, y jugadores muy por debajo de su nivel, víctimas del desconcierto. No sólo en la Copa los rivales lo superaron ampliamente, también en el torneo local. Guabirá y San José le ganaron con claridad, poniendo en evidencia su pobreza futbolística”, decíamos en marzo de 2010 en Onceaonce, cuando Copo anunciaba su renuncia.
“Les hablé de muchas maneras y no hubo caso, dijo Andrada al final del partido con San José. Lo que ocurre es que la arenga sólo sirve en determinados momentos, y lo que vale para un equipo son los argumentos futbolísticos. El verso se diluye, es efímero, los fundamentos tácticos y estratégicos, no, son casi perennes”, agregamos aquella vez.
Por eso sorprendió la llegada de Andrada tanto como el adiós de Clausen, quien decidió irse por la demora en el inicio de la pretemporada, además de las deudas y la incertidumbre que hay en Blooming, y en cuestión de horas firmó para Wilstermann (?).
Pero Blooming no extrañará mucho a Clausen porque, la verdad, le dejó poco, casi nada, en el tiempo que estuvo al frente del equipo celeste, en algo más de un año.
Asumió en marzo de 2012, en reemplazo de Malvestiti, y logró enderezar el rumbo del cuadro celeste. Blooming acabó quinto por diferencia de goles con Universitario, pero a solo un punto del campeón The Strongest, que igualó con San José y Oriente en el primer puesto (38 puntos) y se consagró, inesperadamente, por mejor gol diferencia.
En el Apertura siguiente, Blooming quedó en cuarto lugar, a 12 puntos de The Strongest, que se consagró otra vez campeón.
En el Clausura que acaba de concluir, con Bolívar campeón, Blooming fue octavo, con apenas 23 unidades, mientras el ganador del certamen acumuló 50 puntos.
Clausen no se puede quejar. La anterior directiva le dio casi todo lo que quería, contrató a Limbert Méndez, Ronald Segovia, Miguel Loaiza, Hugo Bargas, Andrés Jiménez, Darwin Peña. Joselito Vaca y Darwin Ríos, pero no pudo armar un equipo sólido y competitivo.
Blooming no funcionó, no jugó bien casi nunca y la campaña fue bastante floja como lo reflejan los números. Por eso, los celestes no extrañarán al Negro.
Y Andrada, una apuesta de un sector de la dirigencia, ¿qué trae de nuevo para ofrecer? Puntos suspensivos hasta que empiece la temporada.