miércoles, 12 de junio de 2013

PELOTA EN MOVIMIENTO

i_fijan-horarios-de-los-partidos-de-bolivia-ante-chile-y-paraguay_489El mundo al revés. En lugar de que sean los dirigentes quienes quieran cambiar el fútbol boliviano, son los ex jugadores quienes tomaron la iniciativa, solicitando al gobierno de turno que entre en acción para modificar una realidad que todo el mundo critica.
Los ex jugadores, de distintas generaciones, entre ellos los campeones del Sudamericano de 1963 y los de la generación que clasificó a Bolivia al Mundial 1994, se organizaron en torno a Fabol para crear este movimiento en procura de un cambio de estructuras.
El “ que los boten a todos” del vicepresidente Álvaro García Linera tras el empate de Bolivia con Venezuela, en La Paz, por las eliminatorias, generó un revuelo que apuntaló la idea de los ex futbolistas, quienes se fueron hasta la sede de Gobierno para pedir ayuda estatal para el fútbol nacional.
García Linera sintió en carne propia lo que seguramente sienten todos los hinchas que sufren con las frustraciones de la selección boliviana, impotencia y decepción por los malos resultados que se repiten una y otra vez.
Los ex futbolistas pretenden que el Estado boliviano sea “un oxigenador” del fútbol, en lugar de  instrumento que lo “asfixie”, porque lo está “estrangulando”.
Piden que se implemente “una política nacional que contemple una ley del fútbol, que incorpore las mejores sugerencias que puedan emerger de los propios actores” de este deporte”, según expresa el documento elaborado por este movimiento y que fue presentado en el Salón Rojo de la Asamblea Legislativa.
La postura de los dirigentes del fútbol nacional, a diferencia de lo ocurrido con los ex futbolistas, sigue siendo la misma de siempre, repetir que “esta es la realidad”, pero no adoptan ninguna medida que permita iniciar el cambio que todo el mundo pide.
Los dirigentes no se sienten responsables de nada de lo que le ocurre al fútbol boliviano, y, simplemente, tiran la pelota al costado, sin destinatario definido. (¿Dejaran de lado posturas soberbias y se sumarán a este movimiento?)
Los futbolistas fueron más directos y precisos, se la dieron al Gobierno, con la técnica depurada que mostraban los Chichi Romero, Maravilla Melgar, Platiní Sánchez y Ramiro Blacut, y la personalidad de Willy Camacho, Álvaro Peña, Silvio rojas y compañía..
El Gobierno tiene la pelota en sus manos. Vamos a ver qué hace con ella.