sábado, 8 de junio de 2013

PUNTO FINAL

170130976Y… sí. El empate de Bolivia con Venezuela es el punto final a la ilusión de seguir peleando con ciertas posibilidades un lugar en el repechaje para llegar al Mundial de Brasil 2014.
El telón baja lentamente desde hace un tiempo y ayer bajó un poco más en el estadio Hernando Siles porque la selección boliviana es incapaz de hacerse fuerte de local, aprovechando todas las ventajas que le otorga la sede de Gobierno.
Mucho entusiasmo y pocas ideas resumen el partido parejo que tuvo como protagonistas a bolivianos y venezolanos, en el que ambos se jugaban bastante, al margen de que los puntos siempre tienen un valor que incide en la tabla y el ánimo.
Bolivia atacó un poco más que el visitante, pero no tuvo la contundencia ni efectividad necesarias. Le cuesta elaborar juego claro, dar pases precisos, lastimar en el área rival porque casi todo lo divide, y, por ende, lo complica.
Los delanteros, en este caso Martins y Saucedo, sufren por el bajo volumen de juego del seleccionado de Xabier Azkargorta, algo que se repite desde hace bastante tiempo sin que nadie encuentre la solución al problema.
Ayer fue más de lo mismo que se ve casi siempre en el estadio Hernando Siles. Bolivia que muestra entusiasmo, se desordena en el medio y la defensa, y recibe el primer gol (Arango, de cabeza) pese a haber estado más cerca de ponerse en ventaja.
Después de la desventaja, a remar contra la corriente. Esta vez apareció a cabecear alguien que no se caracteriza por ello, Jhasmani Campos, y llegó el empate que sirve de muy poco, de casi nada en realidad, para mantener la chance de pelear el repechaje que hoy corresponde, justamente, a Venezuela.
La ilusión marchita hecha pelotas con la igualdad. Los argumentos no cambian, las excusas cada vez más débiles en argumentos, y la realidad que nos golpea sin apiadarse de este vapuleado fútbol nacional.
A Bolivia solo le queda participar. La competencia, de verdad, quedó para otros. Este fue el punto final a casi todo. Hasta a el último vestigio de ilusión y esperanza en las eliminatorias de la Copa del Mundo versión 2014.