miércoles, 12 de junio de 2013

NO SUMA, SÓLO RESTA

boli_adBolivia cayó ante un Chile superior. No pasó vergüenza ni nada por el estilo, hasta se podría decir que realizó un partido aceptable, pero volvió a caer como visitante y a ceder unidades, como casi siempre.
El equipo boliviano mejoró en actitud y determinación para llevar adelante una estrategia un tanto cautelosa, sin embargo no pudo olvidar esa vieja costumbre de regalar goles tarde y temprano.
A Chile se le simplificaron las cosas en la primera parte de la etapa inicial con los yerros defensivos de Raldes y Gutiérrez, el de Colón en una acción desafortunada y el Patronato en un error de concepto (en vez de despejar, quiso proteger la pelota, se cayó….).
Bolivia pasó varios sofocones que no terminaron en goles porque la veteranía de Galarza se encargó de evitar, con salidas oportunas y arriesgadas que impidieron la definición de los ambiciosos jugadores chilenos.
Después llegó el golazo de Martins, que por poco tiene que tirar el centro y cabecearlo. El atacante recuperó una pelota en media cancha, se la dio a Mojica y fue a buscar la devolución; le marcó el pase al compañero, como debe ser, éste se la entregó con precisión, y el jugador del Flamengo definió con categoría.
Martins hizo de todo, hasta lo que le correspondía a sus compañeros: recuperó, distribuyó y definió. Más no puede hacer en este equipo que tiene serios problemas para manejar la pelota y defenderse correctamente.
El gol llegó a tiempo porque sino, se venía una goleada. Con el descuento, se tranquilizó Bolivia, se reorganizó, y controló  un poco mejor a un Chile que, por el contrario, en su apuro por definir el partido, se equivocó más de lo normal.
Sin embargo, sobre el final, un nuevo descuido defensivo boliviano permitió el tercer gol chileno: zagueros desatentos y defensores que no cierran bien porque son volantes que no sienten la marca (Chávez), facilitaron las cosas al contrario.
Se esperaba algo peor, por eso al final algunos terminaron considerando casi “heroica” la caída. Lo cierto es que Bolivia simplemente luchó para evitar una goleada, pero volvió a perder.