martes, 26 de febrero de 2013

LA CAJA DE PANDORA

Wilster-implacable-clasico-Foto-AFKA_LRZIMA20130225_0005_11Wilstermann iluminó la fecha liguera el fin de semana en un torneo al que le sobran cosas negativas, escasean las positivas y vuelve a tener en la irregularidad de los equipos un sello distintivo.
Oriente Petrolero conservó el liderazgo pero le reaparecieron los fantasmas del anterior certamen. Igualó como local con Nacional Potosí, tal como había sucedido en el Apertura, en un partido en el que ambos tuvieron opciones para ganar pero las desaprovecharon.
El refinero tiene más gol, menos juego y las mismas deficiencias defensivas que mostraba en el anterior torneo, por eso suma pero no termina de dar una imagen de solidez.
Lo de Wilstermann fue llamativo porque le costaba ganar incluso de local, pero aprovechó el bajón que atraviesa Aurora, no tuvo compasión y le hizo seis goles, obligando a la renuncia del argentino Nevelef a la dirección técnica del equipo del Pueblo.
El aviador se metió en la pelea y recibirá al líder en la próxima fecha, sin embargo, tiene problemas y puede perder varios puntos porque habilitó siete extranjeros cuando el Reglamento sólo permite contar con seis.
Bolívar tenía la posibilidad de mantenerse bien arriba, junto a Oriente, y con la ventaja de contar con dos partidos menos, pero flaqueó ante Universitario, y se dejó arrebatar un punto después de ir ganando por dos goles de diferencia.
A la academia paceña le ocurre algo parecido a Oriente, cuenta con mayores recursos pare el gol con la presencia del uruguayo Ferreira, pero sigue teniendo problemas en defensa.
La U se recuperó del duro traspié como local frente a Oriente al igualar con Bolívar en La Paz, el sábado.
Potosí recobra protagonismo en el torneo liguero con la levantada de sus equipos a costa de los cruceños, Real goleó a Blooming en la Villa Imperial y Nacional igualó con Oriente en Santa Cruz.
The Strongest sigue subiendo y sufriendo. Le costó mucho ganarle a La Paz Fútbol Club, que perdió el partido en los descuentos tras ganar durante noventa minutos.
San José y Petrolero del Chaco postergaron su partido porque los orureños tenían compromisos de Copa Libertadores. Un respiro necesario para los yacuibeños que atravesaban su peor momento desde que llegaron a la Liga.