sábado, 23 de marzo de 2013

LA VIO CUADRADA

COLOMBIA FÚTBOL BRASIL 2014Bolivia no le encontró solución a la velocidad, habilidad y potencia de los jugadores de Colombia y terminó recibiendo una goleada que mortifica a cualquiera.
Los problemas del seleccionado nacional empezaron temprano por el sector izquierdo, donde Cuadrado, el jugador colombiano de la Fiorentina de Italia, los volvió los a Bejarano y Gutiérrez con un fútbol mágico, lleno de inventiva.
Con el diario del sábado, se puede pensar que Xabier Azkargorta no lo tomó tan en serio veloz cafetero de las rastas, y en lugar de ubicar de entrada al tarijeño Cardozo para que lo estorbe un poco en su zona y no tome impulso con tanta libertad, eligió a un Mojica que en estos tiempos trata de pensar más y correr menos.
Cuadrado fue un problema para los defensores bolivianos y por ahí Colombia hizo notar su superioridad individual en el primer tiempo. El colombiano desbordó todas las veces que quiso. Él, en posición ilícita, armó la jugada que dio paso a la goleada.
Pero no todo acabó en ese sector, porque Zúñiga también complicó a Jiménez, con poco oficio de lateral porque habitualmente se desempeña como central, también se las vio negra con la velocidad y habilidad del defensor del Nápoli italiano,
Los centrales, Zenteno y Luis Gutiérrez, tuvieron mucho trabajo, porque además de controlar a Falcao y Teo Gutiérrez, se la pasaron cubriendo espaldas.
Los defensores hicieron lo que pudieron y terminaron siendo superados por la mayor capacidad de los contrarios. Ni vuelta que darle.
Menos mal que en arco, durante el primer tiempo, Carlos Arias estuvo inspirado y evitó un par de goles. Luego, por lesión, le dejó su lugar a Sergio Galarza, quien sufrió la debacle total del equipo boliviano y recibió cuatro goles. Incluso impidió un marcador mayor.
En el medio también mandó Colombia con el buen manejo de Macnelly Torres y la presencia combativa de Aguilar. Bolivia no tuvo peso en ese sector. Nacho García, Veizaga y Mojica se fueron desgastando con el ritmo de los colombianos y terminaron totalmente superados. El único que mantuvo el entusiasmo fue Chumacero, pero, claro, con eso no alcanza.
En el ataque, Martins fue el sacrificado llanero solitario pese a tener como compañero de ofensiva (?) al Caballo Saucedo, ya que este casi ni tocó la pelota y fue sustituido en el entretiempo. Además, el atacante del Gremio se empecinó en resolver casi todo solo.
Azkargorta les dio cancha a Cardozo y al Conejo Arce, en el intento de potenciar el ataque, pero tampoco pesaron en el partido, poco prácticos y demasiado imprecisos.
Bolivia careció de de determinación, especialmente en el mediocampo, para pelearlo el partido. No contó con la jerarquía, la actitud ni los recursos técnicos necesarios en ese sector para equilibrar un partido que Colombia fue inclinando a favor por su mayor peso futbolístico y su mayor ambición.
Ante el fracaso de los volantes, sufrieron, y mucho, defensores y atacantes. Por si fuera poco, el segundo gol, que desmoronó a Bolivia, nació en un error de …un mediocampista.