viernes, 18 de octubre de 2013

VOLVIÓ A SONREÍR

dep27Blooming volvió a encontrar en la cancha la paz que no tiene afuera de ella. Sucedió el pasado fin de semana, con su triunfo ante el empinado Nacional Potosí.
Fue un partido adelantado  (de la fecha catorce) que se jugó aprovechando la jornada libre por las eliminatorias, oportunidad en la que la academia puso de manifiesto su ciclotimia futbolera. Retornó al triunfo y volvió a jugar mejor que otras veces.
Esta vez el uruguayo Gustavo Díaz actuó con mayor sentido común al armar su equipo, le devolvió la titularidad al golero Marco Daniel Vaca, injustamente postergado, y también incluyó al paraguayo Marcos Lázaga, su principal atacante, relegado a la suplencia frente a Bolívar.
Blooming fue un justo ganador y sumó tres unidades que lo ayudan a tener la tranquilidad que necesita para evolucionar en el juego,  rendir acorde a las expectativas de su gente y escalar posiciones.
Todo esto mientras siguen lloviendo deudas a una dirigencia que capea el temporal económico con entereza, ingenio y amor a la camiseta, una tarea silenciosa que tiene poca prensa y también escasos adeptos, dicha sea la verdad.
Pero la academia, hoy, es una especie de caja de sorpresas, algo parecido a la Caja de Pandora, ese artefacto mitológico del cual podían surgir cosas inesperadas, sobre todo negativas. En este caso, hay de todo, puede surgir de pronto una buena actuación como una presentación para el olvido.
Así está Blooming. Sobreviviendo. El presente le regaló una alegría. El futuro es una incógnita.