viernes, 10 de enero de 2014

ESPEJITOS DE COLORES

imagesEl fútbol boliviano mira a España. Por eso llegaron jugadores y entrenadores a los clubes nacionales en los últimos meses. La tendencia de buscar soluciones en “la Madre Patria” por todo lo que presenta el fútbol español gracias al Barcelona y el Real Madrid, continúa.
Por eso llegaron en el semestre pasado el entrenador Miguel Ángel Portugal, y jugadores como García Berodia, Quero, Koke, Sánchez Capdevila, Moya, Callejón y Cuesta.
Ahora, Wilstermann eligió a Manuel Alfaro como director técnico, Oriente se reforzó con el diminuto volante Juan Quero y Blooming piensa en el atacante Sandarza (también ofrecido a Oriente).
Sin embargo, ninguno de los llegados el año pasado acabó marcando una verdadera diferencia en un fútbol mediocre como el boliviano, lo que permite dudar de su real valía.
García Berodia fue lo más destacado de la legión española, empezó provocando elogios pero terminó desinflándose, tal como le ocurrió a su equipo, Wilstermann, y fue unos más del montón.
Miguel Ángel Portugal tampoco marcó diferencia y se fue sin dejar nada para recordar aunque haya logrado un título con Bolívar, un club que en estos tiempos gasta mucho y logra pocos éxitos.
No habría que confundirse. España es hoy una potencia por la escuela del Barcelona. Su base de jugadores le dio un perfil distinto (dejó de ser toro para ser torero..) que la llevó a conquistar el mundo del fútbol.
A Bolivia no llegan los que surgen de esa admirada escuela. Por ejemplo, Portugal no tiene nada que ver con el estilo Guardiola, incluso estaba en la vereda de enfrente, la del Real Madrid (dirigiendo a juveniles), que justamente basa su poderío en comprar, no en formar.
La movida española aún no le dio un plus a este empobrecido fútbol. Ojo, no por ser español un jugador es sinónimo de calidad. Vamos a ver si algo cambia en este semestre.