miércoles, 22 de enero de 2014

ORIENTE FUE DUKTIL

Oriente__ad_Un buen comienzo para Oriente, mejor que en el torneo pasado. Ganó en una cancha complicada como La Caldera del Diablo, superando a un Guabirá que, por el contrario, no hizo pie en su reducto.
Un par de apariciones de jugadores desequilibrantes como Mojica y Peña fueron suficientes para marcar la diferencia en un encuentro que se presentaba, a priori y en el campo, complicado.
El reaparecido Mojica con sus pases precisos y el intermitente Peña con su tranquilidad para definir encaminaron el triunfo. Y, al final, apareció Duk, como acontece desde hace un tiempo, para darle la victoria.
La defensa local dio muchos espacios y licencias, algo que no se debe hacer, menos ante jugadores que pueden lastimar en el área, y lo pagó caro porque las ventajas fueron muy bien aprovechadas por los atacantes albiverdes.
Guabirá reaccionó con la capacidad goleadora de José Alfredo Castillo y el debutante Diego Cabrera, una dupla que es una bomba de tiempo y que, cuando explota, puede hacer estragos. Estuvo a punto ante Oriente, pero esta vez no alcanzó.
La Caldera hervía y estaba a punto de reventar porque Guabirá había superado la adversidad y había empatado el partido tras estar dos goles abajo, pero Duk le puso paños fríos con su letal aparición en el minuto final.
Mucha efectividad y poco juego vistoso en una cancha que no está para lujos por su mal estado. El equipo del uruguayo Tabaré Silva se adaptó a las circunstancias y con sentido práctico salió victorioso. Esa fue su principal virtud, ser “Duktil”.