jueves, 20 de septiembre de 2012

VIEJOS FANTASMAS

Doblete-festejo-Alejandro-Molina-Tatiana_LRZIMA20120920_0008_3Blooming no puede con sus traumas en la altura. Anoche volvió a ser el de siempre en el Hernando Siles y cayó mansamente ante el alicaído La Paz FC por 0-2.
Esos viejos fantasmas que le amargan la vida de visitante le aparecen cada vez que debe jugársela para ratificar buenos momentos y anotarse como un equipo de respeto. Y no tiene quien le ayude a superar ese problema.
Ayer tenía toda la chance de encumbrarse, consolidar aspiraciones al visitar a un adversario que venía mal, de perder cinco partidos, ante el que podía  (y debía) jugársela, sin embargo fue un equipo sin ambición ni convicción, y acabó perdiendo dejando imagen totalmente desdibujada.
El DT Néstor Clausen no es muy optimista cuando va a la altura, hasta lo manifiesta, y ese estado de ánimo lo transmite, sin darse cuenta, a sus jugadores, que esperan el desenlace fatal sin ninguna rebeldía, y terminan cayendo casi vergonzosamente.
No está en el libreto ni en la idea del argentino salir a arriesgar, a jugar un partido con mayor ambición, a dejar algo más que desidia en la cancha, que a lo sumo podría representar una derrota digna en lugar de una caída indigna.
Los triunfos en Potosí son esas casualidades que tiene el fútbol, porque Blooming, bajo el mando de Clausen, sale a jugar siempre igual, a la defensiva, especulando, aferrado a un empate y a una acción salvadora, que a veces se da. Esta vez no.
Blooming disimula esta equivocada manera de encarar las cosas de visitante, que lo convierten en equipo de mitad de tabla, con unos cuantos triunfos de local.