miércoles, 22 de febrero de 2012

EN BUSCA DEL ÉXITO

IMG_3168_copiaOriente Petrolero ensaya una nueva fórmula en procura del éxito. Modificó su organigrama en busca de logros que le fueron esquivos en los últimos tiempos. Apostó a Erwin Sánchez como entrenador y a Carlos Aragonés como gerente técnico.
Cambió el esquema fuera del campo en busca de un mejor funcionamiento dentro de la cancha con la intención de ser más competitivos, contrató a un director técnico con experiencia de selección e influencia europea en su formación y creó un nuevo cargo en busca de eficiencia en el manejo del fútbol.
Asimismo, vuelve a confiar su suerte en un entrenador nacional, tras el fracaso del argentino Carlos Ramacciotti, con quien los albiverdes no arrancaron bien el torneo Clausura, y luego de la decepción vivida en la etapa de Cuffaro Russo.
Platiní Sánchez llega tras su paso como director técnico del seleccionado boliviano con muchas penas y pocas glorias (la goleada de local a la Argentina y el empate de visitante ante Brasil), y su corta etapa como entrenador del Boavista de Portugal, hace ocho años.
Aragonés, que aterriza en Oriente tras su última mala experiencia en Blooming el año pasado, cumplió similar función en la Selección nacional en la etapa de Sánchez y, curiosamente, también en la academia celeste antes de empezar su carrera como entrenador.
Sánchez, de rica trayectoria en el fútbol como jugador (Tahuichi, Destroyers, Bolívar, Benfica, Estoril, Boavista y Oriente Petrolero), también fue dirigido por Aragonés en la Selección nacional. Por lo tanto, tienen una relación de vieja data.
Además, la dirigencia albiverde incorporó a dos preparadores físicos y un entrenador de arqueros al staff que tendrá a la cabeza a Platiní Sánchez.
Oriente cambia por fuera con la intención de que hayan cambios por dentro. El tiempo dirá si esta era la fórmula del éxito o no.