martes, 18 de diciembre de 2012

UNA COPA AGRIDULCE

dep-9-san-joseSan José tuvo un buen año, aunque, claro, pudo ser mucho mejor. Pudo tenerlo todo y se quedó con poco, teniendo en cuenta que los dos últimos títulos se le escaparon de las manos.
El torneo que perdió en Oruro en el último partido del primer semestre, con todo a favor, fue un golpe tan duro que acabó perjudicándolo en la conquista del segundo certamen, porque le aniquiló la confianza en los momentos claves.
The Strongest, su bestia negra en los últimos tiempos, volvió a cruzarse en su camino. Volvió a amargarlo al ganarle otra vez en el estadio Jesús Bermúdez. Era el partido clave en la recta final y no tuvo el carácter para imponerse al que terminó siendo “el más fuerte”.
A San José lo perjudicó, en momentos claves, el no contar con un arquero que le otorgue seguridad, la falta de un zaguero que le aporte firmeza y un volante que le maneje los tiempos en el mediocampo.
Esa ausencia de liderazgo futbolístico fue como el centavo que falta para completar el peso en el equipo de Marcos Ferrufino.
Los goles del caballo Carlos Saucedo, que anotó 40 tantos en la temporada, no fueron suficientes para poner freno a la hegemonía de The Strongest.
Por eso tuvo que conformarse con participar en la Copa Libertadores de América como subcampeón nacional.